• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

La manera más agradable y natural de eliminar el exceso de líquidos que se acumulan en el cuerpo y que provocan la hinchazón y la pesadez, consiste en consumir alimentos con propiedades diuréticas. Hoy ofrecemos tres deliciosas sopas que os ayudarán a eliminar los líquidos, al tiempo que aportan una gran cantidad de nutrientes. Os proponemos descubrir la sopa de cebolla y laurel, la sopa de espárragos verdes y la sopa fría de pepino y menta.

Cuidado con la sal

En el momento de salar las sopas, recomendamos utilizar una pequeña cantidad de sal marina porque, si se consumen gran cantidad, o que se utiliza sal refinada, se obtiene el efecto inverso del deseado. Si es posible, conviene reemplazar la sal marina por agua de mar, que se encuentra en tiendas dietéticas y en algunos supermercados. Contrariamente a la sal, el agua de mar regula los líquidos del organismo de forma natural.

Otra opción para reducir la cantidad de sal consiste en añadir especias aromáticas y otros alimentos que aporten sabor a la sopa, como algas, tomates secos o ajo.

Sopa

La sopa de cebolla y laurel

La sopa de cebolla es una receta clásica que se ha consumido durante muchos años, porque eran barata y tenía virtudes medicinales. Además de tener un sabor excelente, la cebolla es un potente diurético que ayuda a limpiar los riñones, y facilitar la eliminación del exceso de líquidos y de toxinas. Dado que muchas personas no digieren bien la cebolla cruda, esta sopa es una excelente elección para beneficiarse de sus virtudes sin que se sientan mal.

En esta receta, proponemos añadir laurel, una planta medicinal con propiedades diuréticas que aporta un sabor muy especial a la sopa. Conviene no olvidar que es necesario condimentarla con muchas especias.

Ingredientes para la sopa

Una cebolla grande, un vaso de caldo vegetal casero, una hoja de laurel, aceite de oliva, sal marina.

Elaboración

Se rehoga la cebolla cortada en pequeños trozos y la hoja de laurel con muy poco aceite y una pizca de sal. Se cubre la cacerola para que la cebolla pueda sudar bien. Cuando la cebolla esté blanda, se añade el vaso de caldo vegetal y se deja cocer durante 10 minutos.

La sopa de espárragos verdes

El espárrago es conocido por su capacidad diurética, porque activa el flujo sanguíneo de los riñones y contribuye a aumentar la filtración y eliminación de orina. Además, tiene un sabor delicioso, bien en sopa o en veluté, salteada o como acompañamiento.

Ingredientes para una sopa

4 espárragos verdes crudos, un diente de ajo, 150 mililitros de caldo vegetal casero, 30 mililitros de vino blanco, pimiento dulce o ahumado, aceite de oliva, sal marina.

Elaboración

Se rehoga el diente de ajo con los espárragos cortados en pequeños trozos. Cuando están blandos, se añade vino blanco y el caldo vegetal con aceite de oliva. Se deja cocer durante media hora a fuego lento. Se decora con el pimiento.

Si deseáis un plato más consistente, se puede añadir un huevo duro rallado, o trozos de pechuga de pavo.

La sopa fría de pepino y menta

Esta sopa es ideal para los días de mucho calor cuando la retención de agua tiene tendencia a aumentar. Se trata de una sopa cruda que se parece mucho al gazpacho o a los zumos de verduras. El pepino es una de las verduras más diuréticas, y con la menta, ayuda a eliminar los líquidos de forma natural.

Ingredientes

Un pepino, 3 hojas de menta fresca, aceite de oliva, vinagre de manzana, sal marina o agua de mar, pimienta negra, yogur.

Elaboración

Se mezclan bien todos los ingredientes hasta que se obtenga una textura muy fina. Si se utiliza sal marina en vez de agua de mar, conviene añadir un poco de agua para facilitar el proceso. Se decora la sopa con la menta fresca, el pimiento, y si se desea, con un poco de yogur.