• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Durante el verano nuestra piel sufre cambios importantes, consecuencia directa de la acciones de factores externos tales como el sol, agua de mar y el viento. Pero al estar de vacaciones es normal que nos encontremos más relajadas y por ello muchas veces descuidamos los cuidados que durante todo el año le brindamos a la piel de todo el cuerpo.

Para recuperar la piel después del verano será necesario comenzar por determinar cuáles han sido los factores que más la han deteriorado. El exceso de sol suele ser uno de los primeros problemas que afectan la piel en verano, sobre todo porque comienzan a aparecer manchas.

Un exceso de sol de forma constante y no utilizando la crema protectora correcta es posible que la piel se vea más deslucida y aparezcan manchas, pecas o lentigos. Pues después del verano es hora de comenzar a recuperar la salud de nuestra piel y por ello desde EfeBlog te brindamos algunas recomendaciones.

Debemos tener en cuenta que no solo el sol provoca daños a nuestra piel durante el verano, también existen otros factores como las altas temperaturas que provocan la aparición de arañitas en las piernas por la vaso-dilatación. También, un contacto constante con el agua de mar, de piscinas con cloro puede provocar una mayor sequedad a la piel facilitando su descamación.

cuidados piel

Consejos para tratar la piel después del verano

  • Lo primero después de las vacaciones de verano será realizar una limpieza profunda de la piel. Puede hacerse utilizando algún jabón especial que además ayuda a hacer un peeling en casa.
  • La limpieza de la piel de rostro y cuerpo puede hacerse también utilizando mascarillas de arcilla verde o de sílice coloidal, pero si se trata de pieles seca será necesario utilizar un exfoliante más suave.
  • La hidratación diaria de la piel es esencial para recobrar el buen estado de la misma y devolverle su luminosidad y elasticidad naturales. Si se trata de una piel grasa el producto hidratante deberá aportarle agua y no ser una fórmula aceitosa , por ello es posible utilizar un serum o gel.
  • En el caso de pieles muy secas será necesario un emoliente más cremoso y aplicar también una mascarilla a base de plata y un sérum con vitamina C, que no solo eliminará las células muertas sino que también le devolverá la luminosidad perdida.
  • A medida que el bronceado va desapareciendo será el momento adecuado para tratar las manchas de la piel utilizando algún gel que contenga ácido fítico o ácido kójico, en tanto que para las arañitas vasculares de la piel lo recomendable son las cremas y geles con óxido de vitamina K1.
  • Durante un mes, después de regresar de las vacaciones, es aconsejable hacer una exfoliación de la piel de todo el cuerpo cada semana para eliminar todas las células muertas y evitar la descamación, utilizando después alguna crema con gran capacidad emoliente.

Por último, cabe recordar que para mantener el tono dorado obtenido durante el verano nada mejor que una piel altamente hidratada y lo mejor son las cremas con un ligero contenido de autobronceador, se trata de cremas que ayudan a prolongar el bronceado y contienen DHA, utilizando también algún suplemento de vitamina E y ácidos Omega 3 para mejorar el tratamiento.