• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El embarazo es una de las etapas de la vida en las que el acompañamiento psicológico es un valor importante. El apoyo emocional puede proceder de diferentes fuentes de cariño. Las relaciones personales elevan el nivel de confianza en esta etapa de cambio personal. Una etapa marcada por el deseo de comunicación de compartir con los demás las alegrías. Gracias a las nuevas tecnologías, puedes sentirte mentalmente y afectivamente conectada con personas que viven lejos de ti pero que son importantes en tu vida.

Beneficios del apoyo afectivo

La compañía de tus seres queridos mejora tu nivel de autoestima en este momento de tu vida. Un momento más centrado en la interioridad de conectar contigo misma y en donde toda la energía positiva que recibes por parte de los demás tiene un efecto terapéutico sobre el estado de ánimo. Un efecto saludable en forma de alegría, ilusión, vitalidad y esperanza. ¡Las emociones tienen un efecto contagio! Es decir, crecen cuando se comparten con personas que también se alegran por tus ilusiones. 

¿Por qué es importante el apoyo afectivo en el embarazo?

El apoyo psicológico durante el embarazo también es muy positivo para vivir el presente compartiendo las novedades de esta etapa con los seres queridos cercanos. Esta compañía es vital para fomentar la empatía. Además, en esta etapa tu vida también se llena de novedades que, de un modo indirecto, también revitalizan tus relaciones personales. Es decir, en este proceso de autodescubrimiento, también conectas desde una perspectiva diferente con los demás.

El embarazo está marcado por posibles miedos y dudas que se sobrellevan mejor en compañía de seres queridos que gracias a su presencia te ayudan a relativizar todo aquello que te produce cierta inquietud. Además, los mimos de las personas que te quieren, el hecho de sentirte cuidada, mejora tu nivel de optimismo. El apoyo de los seres queridos y amigos te ofrece una mayor estabilidad interior en un momento marcado por cierta incertidumbre. 

Optimismo y crecimiento personal

Por otra parte, este apoyo durante el embarazo también reduce los niveles de estrés que pueden producir una huella anímica y corporal. Y eleva la resiliencia frente a una posible depresión posparto. Es muy habitual que la experiencia de estar embarazada venga marcada por un nuevo orden de prioridades personales. Y generalmente, los vínculos afectivos adquieren un valor principal en el mapa personal de este momento vital. Este entorno de seguridad es fundamental para que la protagonista se sienta cómoda en este descubrimiento de los sentimientos y emociones de este nuevo rol. 

Esta vivencia emocional de embarazo que tiene una doble perspectiva. De un modo individual. Y también compartido ya que formar una familia es un paso que modifica la propia estructura de pareja. Por esta razón, el apoyo emocional durante el embarazo se retroalimenta mutuamente a través del diálogo y el tiempo de calidad compartido con la pareja. 

Igualmente importante es el vínculo que estableces con tus padres. Este es un momento en el que crece tu empatía hacia ellos. La perspectiva de la maternidad va más allá de tu propio rol de hija.