• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Una de las preguntas más comunes entre las madres primerizas es la de saber que tipo de cambios se generan en nuestro cuerpo cuándo estamos embarazadas durante el primer mes de embarazo. Si llevas tiempo preparándote para este momento y deseas a toda costa estar embarazada, nosotros te damos las claves para que puedas saber de antemano cuáles son las características del primer mes de embarazo.

  • No te viene la regla: es evidente, uno de los síntomas típicos que te dicen si estás o no embarazada es la ausencia de menstruación y es el primer indicativo de que hay un cambio importante en tu cuerpo.
  • Los pechos empiezan a crecer: no de manera espectacular al principio, sino de una manera discreta aunque palpable.
  • Cambios en el el olfato: sin saber bien porqué notas como el olfato se te ha desarrollado de una manera potente, siendo mucho más sensible a olores que antes ni siquiera sentías.
  • Ganas de orinar: es posible que tengas más ganas de orinar de lo habitual por el aumento del útero que hace presión sobre la vejiga.
  • Náuseas y vómitos: estamos acostumbrados a asociar estas características al principio del embarazo, sobretodo por su uso continuo en películas, series o novelas. Tener náuseas y vómitos puede ser un indicativo durante el primer mes de embarazo.
  • Fatiga: otro de los síntomas durante los primeros meses de embarazo es la incómoda fatiga.
  • Inestabilidad emocional: a causa de la acción de las hormonas es posible que exista cierta inestabilidad emocional en la mujer que se encontrará encantada por el embarazo, pero con miedo y alguna que otra reserva.

Estas son las características básicas que puede tener una mujer durante el primer mes de embarazo y son éstas las que pueden ayudarnos a predeterminar que estamos (o no) embarazadas. No obstante, no es nada definitivo. Antes de lanzar campanas al vuelo es necesario que te hagas la prueba de orina (que puedes comprarte fácilmente en la farmacia) o puedes hacerte la prueba en sangre en el médico. Hoy en día ambas pruebas son igual de eficientes.

Si finalmente has conseguido quedarte embarazada… ¡enhorabuena! Un mundo maravilloso te espera a la vuelta de la esquina.