• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La piña es una fruta llena de propiedades antioxidantes, saciante, diurética y digestiva, lo que es un aliado perfecto para perder peso y eliminar las toxinas y los residuos acumulados por el organismo, a través de la orina. Seguir una dieta a base de piña permite desintoxicar el cuerpo y eliminar los líquidos acumulados para perder peso de forma sencilla, rápida y eficaz.

Sin embargo, el régimen que hoy vamos a presentar no debe prolongarse más que 4 días. En caso contrario puede provocar carencias nutricionales si se adopta de forma permanente, como alimentación diaria.

Razones para someterse a la dieta de la piña

La dieta de la piña es una solución rápida para perder peso, porque permite deshinchar el vientre y eliminar la presencia de grasa superflua en el organismo. Las propiedades de esta fruta permiten desintoxicar el organismo, eliminando las sustancias nocivas que pueden penetrar en exceso por culpa de la ingesta de ciertos alimentos.

La piña aporta al cuerpo una gran cantidad de vitaminas. Permite purificar en profundidad el páncreas, el hígado, y los riñones.

Piña para adelgazar

¿En qué consiste la dieta de la piña?

Este régimen es relativamente sencillo, basta con consumir piña en todas las comidas diarias, acompañándola con otros alimentos pobres en calorías. Estos últimos permiten eliminar fácilmente los residuos que el organismo necesita evacuar, reduciendo las inflamaciones presentes en todo el cuerpo.

Tan solo conviene realizar 3 comidas al día, incorporando un máximo de 400 gramos de proteínas animales magras. Se puede consumir pescado, pavo, conejo, acompañados de verduras, por ejemplo.

Primer día de la dieta

El desayuno: consumir dos rodajas de piña fresca acompañadas de una tostada de pan integral o de 2 galletas integrales.

Comida: consumir dos rodajas de piña fresca, con un filete de ternera acompañado de brócoli cocido. Condimentar el plato con una cucharada de aceite de oliva, y otra de vinagre de manzana.

Cena: consumir 200 gramos de pechuga de pavo o de pollo a la plancha, condimentado con un poco de aceite de oliva y sal. El plato se acompaña con una ensalada y 2 rodajas de piña.

Segundo día de la dieta

Desayuno: consumir dos galletas integrales, un yogur natural y dos rodajas enteras de piña, o en forma de zumo.

Comida: consumir dos rodajas de piña, 200 gramos de salmón cocinado a la plancha con un poco de aceite de oliva, y una pizca de sal.

Cena: comer una ensalada compuesta de lechuga y de atún, condimentada con un poco de aceite de oliva y vinagre. No olvidarse de las dos rodajas de piña.

Tercer día de la dieta

Desayuno: consumir dos rodajas enteras de piña fresca, o batirlas para obtener un zumo fresco. También se puede beber un café y comer dos galletas integrales.

Comida: consumir 200 gramos de pechuga de pavo o de pollo cocinadas a la plancha, con verduras al vapor y dos rodajas de piña.

Cena: consumir un caldo de verduras compuesto de apio, nabo, alcachofas, espárragos. No olvidarse de las dos rodajas de piña fresca o en zumo. De esta forma comemos sano y equilibrado.