• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Para mantener un buen estado físico, que se traduce en buena salud y en un peso adecuado, es imprescindible la actividad física.

Sin embargo, muchas personas lo asocian con el hecho de sufrir en un gimnasio, y esto es algo totalmente alejado de la realidad ya que puede hacerse actividad física a diario sin necesidad de ir a un gimnasio tres o cuatro veces a la semana.

Actividades que desarrollamos a diario pueden transformarse en un ejercicio físico perfecto, como lo es hacer una caminata diariamente o pasear a nuestro perro.

Existen mitos sobre la actividad física y es necesario conocer cuáles son y develar si realmente son así, vemos algunos de ellos y a prepararse para mañana mismo comenzar a realizar actividad física.

  • El hacer abdominales de forma frecuente elimina los depósitos de grasa en el abdomen: En realidad este tipo de ejercicios ayudan a tonificar los músculos, pero no sirven para eliminar la grasa acumulada.
  • El sudar es magnífico para adelgazar: Lo cierto es que cuando se suda sólo está perdiéndose agua, por ello no sirve de nada utilizar prendas ajustadas al cuerpo para lograr ese efecto que no es reductor. Lo aconsejable es utilizar ropas cómodas y en lo posible de algodón.
  • Cuanto mayor es la intensidad mejor es el resultado: Esta creencia lleva muchas veces a sufrir lesiones por hacer un entrenamiento muy fuerte para el cual el organismo no está preparado. Lo ideal es ir progresando paulatinamente y tener en cuenta el principio de cantidad más que intensidad, es preferible comenzar haciendo ejercicios suaves de corto tiempo cada día que un entrenamiento frenético una sola vez por semana.

El cuerpo puede adaptarse de forma sencilla y rápida a los ejercicios, pero es necesario compaginar siempre los ejercicios de fuerza con los de resistencia y los de flexibilidad.

Además, es conocido por todo el mundo que para estar saludable, evitar la obesidad y el sobrepeso, la actividad física es importante.

Sin embargo,  no es necesario hacer un entrenamiento demasiado riguroso sino que es suficiente agregar a nuestra vida diaria hábitos nuevos y saludables los cuales nos mantendrán activos incrementando además el gasto calórico que se representa en bajar de peso.

El hacer una caminata a paso moderado diariamente durante unos 45 minutos, subir escaleras a diario son dos actividades sencillas de incorporar a nuestra vida cotidiana y que fortalecerán las piernas además de mejorar y activar el sistema circulatorio.

Si se realiza un trabajo que demanda estar sentado por muchas horas, es bueno cada 30 minutos levantarse y realizar ejercicios de estiramiento, fundamentales para mantener bien el sistema circulatorio y los músculos.

Si se está de vacaciones en la playa salir a caminar a la orilla del mar, es un buen ejercicio que además relaja la tensión y quita el estrés.

Incorporar algún tipo de actividad novedosa como patinaje, senderismo que además de mantenernos en forma son divertidas y entretenidas de realizar.

Usar la imaginación y crear nuevas modalidades de actividad física que además de hacer bien a la salud puedan disfrutarse, esa es la consigna para mantener una buena figura.