• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La cera depilatoria resulta cara. Sin embargo, fabricar su propia cera en casa es mucho más económico. Aprender a hacerlo de forma natural, y con ingredientes Bio, a base de aceites esenciales parece ser una buena alternativa.

Cuando vemos los precios de las ceras que se venden en los comercios, bien sea en su modalidad oriental o clásica, llegamos a la conclusión de que depilarse cuesta caro. Sin embargo, entre todas las técnicas que existen, la depilación con cera sigue siendo una de las más eficaces. Después de la depilación, la piel se queda lisa y suave, y el crecimiento del vello se retrasa hasta 3 semanas, si se trata de los vellos más finos.

A largo plazo, algunas mujeres comprueban una ralentización del crecimiento del vello. Entre otros beneficios, la cera tiene una acción exfoliante, al retirar las células muertas de la epidermis, junto con el vello eliminado.

Mujer depilándose a cuchillaCuando fabricamos en casa la propia cera depilatoria, sabemos con seguridad de qué ingredientes está compuesta. La cera se puede realizar a partir de productos naturales como el azúcar, la miel, el limón y el agua. Contrariamente a las ceras que se venden en las tiendas, éstas contienen productos químicos agresivos que queman el vello.

La cera egipcia es una cera caliente que se fabrica con miel natural o azúcar. Para una cera oriental o clásica, se pueden elegir productos Bio.

Los productos depilatorios se remontan a la civilización egipcia, y desde entonces coexisten diferentes fórmulas, bien para su uso en caliente o en frío. Normalmente los ingredientes que llevan son de origen animal, como la cera de abejas y la lanolina.

Otras veces, son los ingredientes vegetales los que se utilizan, como es el caso de la cera de carnaúba (originaria del Brasil), o el aceite de ricino. Estos productos tienen una textura y una plasticidad adaptadas a un uso depilatorio.

Probablemente, los primeros intentos para la fabricación de la cera casera sean algo complicados: habrá que elegir la temperatura correcta para que el preparado tenga éxito. De todas formas, fabricar una cera casera no es algo anodino, tan sólo hay que vigilar la temperatura antes de aplicarla y testar sobre una pequeña superficie del cuerpo antes de proceder a la depilación completa.

El peligro está en que además de los vellos, podríamos arrancar parte de la piel. Por lo tanto se debe tener mucho cuidado y ser muy prudente antes de su aplicación.