• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Las pequeñas depresiones estacionales son frecuentes y no son forzosamente un signo de que exista un problema importante. La moral baja suele estar relacionada con el simple hecho de que el organismo sufre una carencia de sol. Hoy en día existen métodos eficaces para combatir estos desarreglos temporales: la luminoterapia.

La luminoterapia para combatir la moral baja

La luminoterapia es un método que utiliza la luz para tratar problemas de depresión estacional relacionados con la falta de sol (el organismo segrega más melatonina de la cuenta, una substancia somnífera que nos vuelve más apáticos), o el desfase horario, porque la luz es diferente.

Los síntomas de estos estados de ánimo son la depresión, la impotencia, la disminución de la actividad, el aumento de peso, la necesidad de comer azúcar, los dolores de cabeza, o la irritabilidad. La luminoterapia, practicada concretamente por el médico, consiste en exponer al paciente a una luz que pueda restituir la deficiencia de sol. El organismo deja entonces de segregar la melatonina y el paciente se siente menos decaído.

Un procedimiento muy antiguo

Hace más de 2000 años que se conocen los efectos de la luz. Basta con recordar el culto que se le rendía al sol por parte de los Mayas o los Aztecas. Más recientemente, en el siglo XIX o en el XX, a la gente rica se la enviaba a Italia para curarse a base de baños de sol.

La luminoterapia como tal sólo existe desde hace unos quince años. Un eminente investigador sudafricano, N. Rosenthal, puso en evidencia los síntomas de la depresión estacional, y buscó los remedios. Desde entonces, otros investigadores, concretamente americanos, canadienses y escandinavos, se interesaron por esta cuestión, para poner a punto una lámpara que difundiera la luz adecuada.

Más vale prevenir que curar

Antes que llegue el invierno, son necesarias algunas sesiones de luminoterapia para prevenir estas depresiones. Las personas más sensibles a este tipo de depresión estacional pueden experimentar ciertas recaídas. Conviene entonces repetir algunas sesiones o colocar en la casa una serie de lámparas adecuadas. Una técnica que puede ser también muy útil para las personas que trabajan de noche y apenas ven la luz del día.