• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Broncearse sin sol, y sin autobronceadores, ¿un sueño? No, es una realidad si se cree en los beneficios de la cosmética. Un tono dorado durante todo el año, y sin sol (ni UV, ni autobronceadores), parece una ilusión. La cosmética está siendo capaz de ofrecer productos que facilitan el bronceado y protegen la piel de las agresiones solares.

Si en los años 80 la moda era la de tener un tono de piel absolutamente tostado, con los años 90 y las advertencias de los dermatólogos, la tendencia se convirtió en una protección casi total frente a los peligros de tomar el sol. Estar bronceada, sí, pero a condición de tomar el sol de manera inteligente, sin golpes de sol, ni acelerar demasiado el proceso que provoca el envejecimiento de la piel.

Concretamente, en sus productos de cuidados, ciertas marcas añaden componentes «preparadores» para el moreno.

Serum Terrybly Sunbooster

Se trata de un serum hidratante, antioxidante y fotoprotector acelerador del bronceado sin DHEA: no es un autobronceador. Su eficacia se basa en la tecnología Auto-Radiante.

mujer tomando el sol¿Cuál es la diferencia con un producto autobronceador? Este serum ofrece un moreno inmediato artificial, superficial y efímero por reacción de los aminoácidos de la capa córnea: el sistema Auto-Radiante, sacado de procedimientos biotecnológicos de lo más innovadores, actuando en profundidad en los mecanismos fisiológicos de la piel para desarrollar un moreno natural, radiante, progresivo y duradero.

Estos productos no reemplazan, evidentemente, la aplicación de una crema solar, sino que preparan la piel antes de exponerla al sol, lo mismo que una alimentación rica en frutos rojos y amarillos. Hidratantes, antioxidantes, estos serums inteligentes mejoran sensiblemente la calidad de la piel para obtener un bronceado luminoso y uniforme. En ciudad, estos productos permiten maximizar el tiempo de exposición al sol.

Vale la pena probar estos cosméticos que bien podrían reemplazar un buen maquillaje, especialmente durante los días grises y oscuros del invierno.