• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El perfume es una verdadera arma de seducción olfativa. Pero, ¿cuáles son aquéllos que más seducen a los hombres? Presentamos una selección de los aromas más sensuales que usan las mujeres hasta hacer que los hombres pierdan la cabeza.

Los perfumes florales

Los perfumes florales son los que más les gustan a los hombres. Los hombres prefieren las mujeres que huelen a flores, pero cuidado, aunque algunos prefieren los florales empolvados, la mayoría se inclinan por los frescos y suaves. Al igual que el maquillaje, el perfume debe ser algo discreto.

No debe oler demasiado fuerte. El hombre puede sentirse agredido por un perfume demasiado potente. Por esta razón, lo ideal es llevar una fragancia sutil, que se deje adivinar pero sin invadir demasiado el espacio vital del hombre.

Los perfumes orientales

Curiosamente, mientras que las mujeres asocian los perfumes orientales con la seducción, los hombres no se suelen dejar atrapar por el encanto de estos aromas embriagadores. Pero si profundizamos un poco más, nos damos cuenta de que más bien es una cuestión de edad.

PerfumeLos hombres más jóvenes prefieren las fragancias frescas y florales. Sólo, a partir de una cierta edad, empiezan a abrirse a una mayor feminidad y a la fuerza de un perfume oriental.

Estos aromas con carácter marcado y que presentan efluvios absolutamente envolventes, requieren también cierto carácter personal para ser apreciados. Se trata de auténticas marcas olfativas, que gustan a los hombres por su faceta cálida, y porque dejan una estela imborrable tras las mujeres que las llevan puestas. Es una forma de marcar el territorio y la presencia femenina, envolviendo a los hombres en una red de verdadera seducción.

Lo que hace el encanto de un perfume es su sutileza. La mujer que os pretende seducir debe haceros gustar su fragancia suavemente. Si su perfume os gusta, inconscientemente os acercaréis a ella para dejaros envolver por su aroma y la sensualidad que desprende su cuerpo.