• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El día de la boda estaréis bajo los focos de los proyectores. Cámaras de foto, y cámaras de vídeo que no os quitarán el objetivo de encima, y esto durante la ceremonia, y después en el convite. La gente se fijará en vuestras manos durante el intercambio de las alianzas, o durante la firma en el registro oficial.

Unas uñas comidas, rotas, o amarillentas no darán el mismo resultado. ¿Solución? Acudir a una sesión de manicura. Pero, más que esconder los pequeños defectos de las uñas, será el momento de darle ese toque final al vestido, el peinado, y al maquillaje escogido.

Las sesiones de manicura están destinadas tanto para la novia como para el novio. Podéis acudir a un centro de belleza sola, o acompañada con vuestro novio, para que juntos os beneficiéis de los últimos preparativos. Para ella, la manicura consiste esencialmente en una serie de cuidados destinados a suavizar las manos y las uñas.

NoviasPor su parte, el futuro esposo se beneficiará de otro tipo de cuidados como una mascarilla para las manos y el alisado de las uñas gracias a una lima, y finalmente, una crema nutriente para embellecer las manos.

Los consejos que se deben seguir

Para la manicura de la boda, se pueden elegir dos métodos: trataros vosotras mismas las uñas en casa, o acudir a un profesional de la estética. En el primer caso, basta con seguir las etapas esenciales en manicura ordinaria, desde una mascarilla para las manos, a la aplicación del esmalte, pasando por un correcto limado de los contornos.

Acudiendo a un centro de belleza, o llamando a un profesional de la manicura, tendréis una mayor gama de elección sobre el tipo de manicura que preferís lucir el día de vuestra boda.

En un primer momento, los expertos os ofrecerán una french manucure, muy en boga de cara a una boda, con el fin de mantener todo el glamur y la elegancia que la ocasión requieren. Si tenéis unas uñas rotas, os propondrán utilizar unas uñas postizas. Si tenéis unas uñas largas, y en perfecto estado, bastará con aplicar un esmalte, beige o transparente, o rosa pastel, para un efecto más natural.

Las más extravagantes que desean aportar un toque de originalidad o simplemente algo de color, optarán por incorporar unos sitckers, o usarán un esmalte de colores flashy.