• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La falda de tubo le hace sombra a las minifaldas y babydoll. Analicemos con detenimiento una pieza de tendencia que ofrece un estilo glamour y chic al estilo de toda mujer elegante que sea amante de la moda.

Las características de la falda de tubo

La falda de tubo es una falda ajustada de talle alto y de corte recto. Es diferente de la falda clásica del traje de chaqueta, tanto por su largura como por el material con el que está confeccionada.

Cosida en una tela fluida, esta falda realza perfectamente las formas y las curvas del cuerpo de la mujer. La largura de la falda de tubo se detiene perfectamente por debajo de la rodilla. A pesar de su aspecto clásico, esta pieza tiene en sí misma toda una historia interesante.

Estilo-semanaDurante la Segunda Guerra mundial, cuando los ingleses no conseguían obtener tela suficiente, el gobierno pidió a Incorporated Society of London Fashion Designers que creara modelos de ropa femenina que requiriese poca tela.

Los amplios vestido vaporosos se dejaron de lado en provecho de una falda de corte sencillo y fácil de fabricar. Esta moda fue pasando poco a poco después de la guerra, dando paso a otro tipo de modelos. En los años 1950, la falda de tubo vuelve a salir a escena gracias a algunas celebridades como Marilyn Monroe o Grace Kelly.

La forma de llevar una falda de tubo

La falda de tubo se puede llevar de varias maneras. Para un look elegante, chic y glamour, conviene combinarla con una camisa entallada, que vaya por dentro de la falda.

La tendencia del vestir moderno impone actualmente combinar piezas clásicas con prendas más casual, por eso hoy en día se puede ver una falda de tubo combinada con una camiseta loose, un chaleco, o una camisa de hombre. En cualquier caso, lo que es primordial es realzar su talle alto, para afinar al máximo la silueta.

Igualmente, se debe usar un calzado de tacón alto para afinar las piernas y estilizar lo más posible la figura.