• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Al igual que el resto de la ropa, las botas se deben adaptar a la silueta. Si se tienen unas pantorrillas más gruesas, se deben priorizar las botas con un corte más amplio para dejar respirar las pantorrillas. Los cortes rectos se deben evitar. También se pueden llevar botas que lleguen hasta los tobillos para esconder las pantorrillas. Lo importante es priorizar ciertos materiales como el nubuck o la piel flexible.

Las mujeres que tengan unas piernas finas y por lo tanto unas pantorrilas poco voluminosas, deben elegir modelos tubo para disimular las pantorrillas. Estarán a gusto tanto en modelos tipo cuissardes, como con botas que lleguen hasta los muslos. Las low boots son modelos muy aconsejables. Las botas se deben elegir de material flexible y si fuera posible, con tacones bajos.

Botas de mujerSi se tienen muchas caderas, lo ideal son unas botas con tacón alto y fino, para un aspecta más estilizado. Si se tienen unos glúteos voluminosos, se deben llevar botas con tacones anchos, para que se adapten bien a la morfología.

Botas para todos los estilos

Las botas aportan un toque diferente en función de la forma en que se llevan. Por ejemplo, para un estilo casual, se deben llevar botas anchas, de punta redonda, de piel vuelta, y combinarlas con unos jeans o un vestido vaquero. Por el contrario, para un look más glamuroso, se pueden llevar unas botas brillantes, con punta fina y unos tacones de aguja, que son muy femeninas. Se deben combinar con una falda recta o un pantalón tipo pitillo.

Para un look vintage, las botas con pequeños tacones al biés son ideales. Con unos jeans amplios o un vestido de cuello a la caja, el look será de lo más tendencia. Las botas de montar están destinadas para mujeres con un look más clásico. Se pueden llevar con un vestido de malla, unos jeans, unas medias gruesas.

Las que prefieran un look andrógino, pueden optar por unas botas de motorista, en cuero metalizado. Estas últimas se llevan con unos jeans slim o unos shorts y unas medias gruesas, aportando así ese lado más rebelde.

Los modelos más de tendencia

Botas o botines, las rayas se llevan la palma en esta temporada. Para aquellas que quieren adoptar un look rock bohemio, las botas de rayas se llevan con un pantalón slim preferentemente negro, un chaleco masculino, sin olvidar un pequeño fular de rayas. Para las que prefieren un estilo chic y elegante, se debe priorizar las faldas cortas con volantes y de color negro, unas medias opacas negras, una camiseta estamapada, y un blazer negro.

Con las botas de clavo, las botas de motorista son la gran sorpresa de esta temporada. Para adoptar un look bad girl, se pueden llevar unas botas de motorista con unos jeans slim. Las botas con ribetes, o con clavos quedan bien con cualquier tipo de vestido, pero también con unos jeans anchos o una blusa. Para ese lado ultra femenino, conviene priorizar las faldas ligeras rectas o los pantalones anchos.