• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Sufrir dolores durante la menstruación es algo que afecta a gran parte de las mujeres de hoy día.

Desde luego, hoy en día tenemos métodos a nuestro alcance para paliar éstos dolores, seguro que si acudes a tu ginecólogo, éste tomará la via rápida del analgésico que mejor se adecue a tus circunstancias.

Si crees en nuestra opinión, aquí te damos una serie de consejos totalmente naturales.

1. Consume alimentos que sean ricos en calcio, como los yogures y leche, con regularidad, e incrementar su ingesta en los días previos a la menstruación.
2. Haz ejercicio de forma regular, pues además de favorecer nuestra circulación sanguínea, mejora y previene la tensión muscular del útero.

Además, nuestro organismo produce unas hormonas llamadas endorfinas, cuya función es actuar como analgésico.

a0010-000162

En cuanto a hacer ejercicio, no hay excusas de tiempo que valgan. Aquí te facilitamos una pequeña lista que no podrás rechazar:

  1. Ponte a cuatro patas, y levanta el trasero. En esta posición: respira hondo mientras encoges el estómago y aguanta la respiración todo cuanto puedas.
  2. Tumbada en el suelo boca abajo, apoya las palmas de las manos en el suelo y levanta cabeza y torso cuanto puedas, coge aire y baja todo lo lentamente que puedas, suelta el aire. Repite 10 veces.
  3. Túmbate boca arriba, y apoya ambas piernas, levantadas y juntas, en la pared. Relájate en esta posición unos tres minutos.

Otro método muy eficaz para aliviar los dolores menstruales es aprender a relajar nuestro abdomen, ya sea mediante técnicas de relajación, realizando los ejercicios citados anteriormente o manteniendo relaciones sexuales.

Debes saber que los especialistas afirman que aquellas mujeres que tienen una vida sexual satisfactoria gozan de una regla mucho menos dolorosa.

Además se ha comprobado que las contracciones que experimenta el útero durante el orgasmo seguida de la relajación de éste tras el orgasmo, ayudan mucho a paliar los dolores.

Corren muchas leyendas urbanas acerca de lo perjudicial de realizar ejercicios durante el período por sus efectos negativos.

Sin embargo, no es algo probado y aunque sí es cierto que son días molestos, ello no impide en absoluto la práctica del ejercicio en ningún caso.