• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La lumbalgia crónica es un problema que afecta a muchas mujeres. El Yoga es un buen método para reducir estos dolores crónicos de manera eficaz, si lo comparamos con otras terapias más clásicas.

Lumbalgia crónica

La lumbalgia crónica es una enfermedad frecuente que afecta cada día a más mujeres: el sedentarismo, la postura de estar sentadas durante mucho tiempo… Todo esto conlleva una disminución de la musculatura de la espalda que se hace más frágil para poder soportar cualquier tipo de peso.

La inmovilidad

Normalmente, los primeros signos de padecer esta dolencia ocurre con la manifestación de un lumbago, un dolor intenso en la parte inferior de las vértebras lumbares, que bloquea cualquier posibilidad de movimiento y obliga a las personas que lo sufren a permanecer inmóviles.

Durante mucho tiempo se pensaba que el tratamiento obligaba a la paciente a permanecer en reposo, y a tratar el dolor a base de analgésicos y antiinflamatorios.

Hoy en día sabemos que el reposo en la cama acelera la debilidad de los músculos de la espalda y expone al paciente a una nueva recaída. Esa es la razón por la cual se prescriben analgésico y antiinflamatorios muy fuertes para que la persona afectada pueda seguir con su actividad física normal, como garantía de una mejora y curación más rápida.

En muchos casos, el dolor se hace crónico. Frente a estas lumbalgias crónicas, el tratamiento comporta, además de la ingesta de analgésicos, una reeducación a través de terapia, con el fin de reforzar la musculatura de la espalda.

El Yoga como método curativo

El Yoga combina ejercicios de estiramientos, de relajación y de musculación, a través del mantenimiento de ciertas posturas. Con esta metodología se puede encontrar una solución eficaz para tratar correctamente los dolores de espalda.

Un estudio recientemente publicado muestra que los beneficios del Yoga eran superiores a los obtenidos por métodos de autogestión del dolor, o por ejercicios de musculación. Naturalmente, ningún efecto secundario se ha observado en aquellas personas que practicaban Yoga como terapia para combatir la lumbalgia crónica.