• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El gel de toilette íntimo para mujeres no es en absoluto un producto superfluo en el cuarto de baño. Es más, se trata de un elemento indispensable para mujeres que no debería faltar en ningún hogar.

La higiene íntima

La finalidad de la higiene íntima es la de preservar la flora vaginal y de restaurarla en caso de desequilibrio. La flora vaginal es aquella que defiende de primera mano a la mujer de las infecciones y las incomodidades íntimas.

Cuando se desequilibra, sus buenas bacterias aseguran un medio ácido poco favorable a los demás gérmenes e impide que proliferen. El equilibrio es frágil y puede rápidamente romperse abriendo la puerta a ciertas patologías e incomodidades.

mujer en la bañeraPor lo tanto, es necesario ayudar a mantener el buen equilibrio de la flora vaginal, y para eso la higiene íntima es fundamental.

Efectivamente, si bien es verdad que la vagina no necesita que se limpie por dentro, cosa que puede ser muy negativa, la vulva y la parte externa requieren un lavado minucioso por el hecho de la proximidad de los orificios urinarios y de los pliegues que favorecen la transpiración y la maceración.

Un jabón especial

La zona íntima femenina es frágil y sensible y puede sufrir perturbaciones ligadas al uso de jabones demasiado agresivos. Con lencería sintética, el estrés, las variaciones hormonales se pueden sufrir ciertas irritaciones, por eso es bueno utilizar un jabón adaptado para esa parte del cuerpo.

Este producto, normalmente en forma de gel líquido, está específicamente concebido para la higiene íntima: su pH está más adaptado y enriquecido en ácido láctico, favoreciendo el buen mantenimiento del pH ácido de la flora vaginal.

El pH de la vulva vaginal tiene un nivel ideal de 5,5, pero puede variar entre 4 y 7, mientra que el pH vaginal se sitúa entre el 3,8 y el 4,2 para mantener la acidez local en la que el conjunto de los gérmenes «protectores» y «patógenos» cohabitan juntos de manera armoniosa.

En su estado normal, garantizan el papel de barrera protectora contra los gérmenes del exterior, pero su equilibrio es frágil y depende entre otras muchas cosas del pH.