• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Ponerse en forma es un deseo que la mayoría de las mujeres tenemos y más en el verano, donde lucir ropas livianas nos lleva a hacer sacrificios tanto con la dieta como con la actividad física.

Eliminar esos depósitos de grasa no es tarea sencilla, pero puede lograrse con un poco de perseverancia sobre todo haciendo ejercicios que nos ayudarán a modelar nuestra figura.

Los ejercicios más adecuados para quemar grasas son los de tonificación ya que si se realizan de forma adecuada y continua de forma progresiva se irán viendo los resultados que se traducirán en un cuerpo firme y músculos con mejor tonicidad.

Los entrenamientos deben durar como mínimo una media hora y no sobrepasar los cuarenta y cinco minutos.

Es indispensable que nos mantengamos hidratadas pudiendo reponer el líquido perdido tanto con agua como con alguna bebida energética, recordando que debe beberse líquido antes, durante y después del entrenamiento.

Otra de las cosas a tener en cuenta es que los depósitos de grasa comienzan a desintegrarse recién cuando ha pasado media hora de iniciada la actividad física, ya que en un principio el organismo utiliza las reservas que posee acumuladas y recién después comienza a consumirse la grasa.

Importante también es hacer una dieta baja en grasa pero equilibrada, sin esto de nada sirve hacer ejercicio ya que los resultados no serán satisfactorios.

Además para quemar calorías hay que cuidar la dieta. Si no se hace una dieta equilibrada y baja en grasas los ejercicios no servirán de nada y no se logrará ningún resultado.

Un entrenamiento básico debe comenzar con ejercicios básicos de calentamiento y estiramiento durante aproximadamente 5 minutos.

Luego diez minutos de caminata para conseguir que los músculos se activen, para seguir con 15 a 20 minutos de correr, siempre de acuerdo a la capacidad y estado físico de cada una y a una velocidad estable para cumplir con el objetivo planteado.

Siguen ahora unos 10 a 15 minutos de ejercicios sobre el suelo o colchoneta, pueden ser abdominales, flexiones y sentadillas.

Para terminar otra vez correr unos 5 minutos y otros 5 andando para relajarse, por último unos ejercicios de estiramiento.

La rutina debe hacerse progresivamente, evitando lesiones dependiendo de los límites de cada una, sin realizar esfuerzos innecesarios.