• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Los siguientes movimientos deben ejercitarse estando de pie. Con el fin de que la espalda resienta todos los beneficios de los estiramientos. Los movimientos consisten en plegar las piernas abriéndolas, y luego colocar los brazos de forma horizontal y hacia adelante, manteniéndolos a la altura de la cara.

Con el fin de descontraer la caja torácica, dirigir los brazos hacia la espalda, manteniéndolos al nivel de los hombros, al tiempo que se efectúa una respiración profunda. Esta última deberá prolongarse hasta que los brazos se acerquen, de manera que los omoplatos se unan entre sí lo más posible. Llevando los brazos hacia adelante, efectuar una expiración profunda, al tiempo que se curva la espalda, lo que permite que se trabaje al mismo tiempo la columna vertebral.

Después de haber expirado, el mentón debe tocar el torso, y se deben extender los brazos hacia adelante lo más posible, al tiempo que se curva la espalda, como si estuviera colgada de una cuerda. Gracias a estos movimientos, el músculo del gran dorsal que sostiene nuestro peso se estira.

Estiramiento de las piernas

El cuerpo se coloca erguido y de pie, se separan las piernas, y se pliega una de ellas, deslizando la otra lentamente hacia un lado, las rodillas deben estar en la parte externa. mujer haciendo ejercicios de yogaSe debe sentir el peso del cuerpo entre las dos partes superiores de los muslos. Para ello, se debe evitar que el peso repose sobre la pierna plegada, sentándonos sobre el talón.

El pecho debe mantenerse hacia abajo durante todo el ejercicio. De entrada, para estirar los aductores, deberéis serviros de un soporte. Colocaos, por ejemplo, delante de una mesa.

El movimiento no debe ser ni demasiado alto, ni demasiado bajo, con el fin de que cuando se coloque una pierna para estirarla, ésta quede perpendicular a la pierna que os mantiene de pie. Adoptando esta postura, dirigir los dedos de los pies hacia adelante.

Finalmente, inclinar delicadamente el pecho hacia la extremidad de la pierna estirada, con el fin de estirar todos los aductores. Con menos de un minuto es suficiente para efectuar este ejercicio en cada una de las piernas.