• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Al contrario de lo que mucha gente piensa, el final de la actividad física no está al llegar a la ducha, sino cuando comienzan los estiramientos.

No hay que señalar que solo un 10% de la gente que realiza, de manera habitual ejercicios, termina con una buena sesión de estiramientos, lo cual es significativo.

Los estiramientos son mucho más que salud. Es la manera que tenemos de retornar el músculo a su longitud inicial, sacándole de la contracción que se origina al realizar ejercicio.

Cuando realizamos cualquier tipo de ejercicio, que por añadidura supone un esfuerzo extra al cuerpo, éste en la mayoría de las ocasiones se amolda a los movimientos, variando sensiblemente el «statu quo» del resto de huesos, articulaciones y otros músculos.

Ni que decir tiene, cuando la técnica de los ejercicios se ejecuta de una manera errónea, y el cuerpo se balancea o se arquea más de la cuenta.

En cualquiera de los casos, por ese motivo es importante mentalizarse de que siempre después de cada sesión de entrenamiento, sea el deporte que sea, debemos empezar con los estiramientos.

En realidad, una buena sesión de estiramientos, se prolongará alrededor de, al menos quince minutos, a nivel general, así como otros cinco a nivel específico.

Ésto significa, que debeis estirar todo el cuerpo porque siempre, en mayor o menos medida, todo el cuerpo se implica a la hora de hacer ejercicio.

Pero, además debeis añadir un espacio específico para aquellos grupos musculares que han estado implicados en mayor medida, puesto que la carga, obviamente ha sido mayor.

De todos modos, como realizar estos minutos extras después de cada entrenamiento es muy complicado debido a la falta de tiempo, muchas personas optan por dedicar un día a la semana por espacio de una hora a los estiramientos.

No es para nada una mala alternativa. Solo hay que elegir el día adecuado, por ejemplo el día de después del último entrenamiento, cuando finalice la semana, y mientras estais en casa viendo la tele, realizar los ejercicios.

Debeis ser rigurosos con los estiramientos, para que vuestro cuerpo se recupere bien, y en los siguientes entrenamientos, podais volver a rendir de manera óptima.

Unos músculos que no se estiran están condenados al fracaso y las lesiones.