• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El Método Pilates utiliza diversos accesorios que sirven como complemento para la realización de algunas rutinas espaciales como los ejercicios de Pilates con pelota Suiza que fortalecen el abdomen y también ayudan a que la postura de los hombros sea la correcta sobre todo ejerciendo el control escapular para que de ser necesario los hombros puedan volver a su sitio.

Los ejercicios utilizando la pelota suiza producen un efecto excelente y hace que se corrijan los problemas de postura y eventualmente de existir molestias o dolores estos desaparezcan.

Ejercicios de Pilates con pelota SuizaPara fortalecer la zona abdominal, tumbada en la colchoneta las piernas se colocan encima de la pelota, los codos abiertos y las manos detrás de la nuca, pero sin sujetar el cuello) y la espalda pegada al suelo, glúteos y abdomen contraídos. Tomar aire y al exhalar, se eleva la parte superior del cuerpo hasta llegar a poder mirarse el ombligo. Luego muy despacio y apretando el abdomen, se toma aire mientras nuevamente se regresa al suelo.

Para lograr una alineación escapular, el ejercicio comenzará sentada sobre la pelota, columna recta y abdomen hacia dentro. Se elevan los brazos hacia l frente, quedando éstos a la altura de los hombros Inhalar mientras los hombros se estiran hacia delante pero sin mover el cuerpo de lugar. Exhalar colocando ahora los hombros hacia atrás, sin mover los brazos para lograr recolocar los hombros en el lugar correcto.

Un ejercicio magnífico para estirar el abdomen utilizando pelota suiza y lograr relajar este grupo muscular, se colocará la espalda sobre la pelota para estirar el torso hacia atrás extendiendo las piernas. Así se estirará la zona abdominal y se relaja todo el cuerpo.

Los ejercicios con pelota suiza como complemento hacen además más divertidas las rutinas y ayudan a lograr mejores resultados tonificando los músculos trabajados de forma individual, ya sean glúteos o abdomen y mejoran la postura aliviando las tensiones y los habituales dolores de espalda, generalmente por malos hábitos posturales.

Los ejercicios deberán repetirse entre 5 y 10 veces cada uno y si se trata de piernas o brazos la misma cantidad de repeticiones con la otra pierna o brazo.