• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Este año 2011 ha venido marcado por el lanzamiento de la última creación de Cartier en cuestión de perfumes, bautizado con el nombre de Délices. Al igual que sus antecesores, como el célebre Must de Cartier de los años 70, o su famoso Panthère, han hecho que la reputación de la Casa suba a lo más alto. No cabe duda que Délices de Cartier también entrará en la lista de las fragancias más reputadas de la marca.

Conocido por sus ingredientes que hacen de él un perfume afrutado y fresco, Délices de Cartier está dedicado a las mujeres que buscan el toque esencial que hace de ellas unos seres inolvidables.

En notas de cabeza, Délices de Cartier desprende un aroma afrutado algo dulzón, creado por la mezcla de la bergamota, cereza escarchada y pimienta rosa. En notas de corazón descubrimos un agradable efluvio de violetas y de jazmín que envuelve y despierta los sentidos. Este maravilloso aroma se termina por algunos toques de ámbar mezclados con haba tonka, sumergiendo a la mujer que lo lleva en un mundo absolutamente mágico.

Gracias a la mezcla tan especial de sus ingredientes, el perfume Délices de Cartier capta la atención por su originalidad. Esta nueva fragancia tiene su propio sello personal, algo misterioso, y por eso no pasa desapercibida. El color elegido para el frasco es el rojo de la manzana, que domina y evoca el deseo de lo pecaminoso. Como una joya en forma de manzana, el frasco seduce y la evocación al fruto prohibido del paraíso es capaz de despertar los apetitos más sensuales.