• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Existen distintos factores que pueden potenciar el desarrollo de una piel seca. Por ejemplo, uno de los factores que puede influir en la salud de la piel es el estrés. Tan frecuente en el estilo de vida moderno. Por esta razón, intenta poner en orden tu agenda para gestionar tus tiempos desde la libertad de sentirte bien. Otro factor que en muchos momentos acompaña al estrés es una dieta con carencias nutricionales.

Causas habituales de piel seca

Es decir, en muchos momentos, cuando una persona vive estresada, puede llegar a saltarse incluso algunas de las comidas. O comer cualquier plato rápido. Descuidando la importancia de la cocina casera.

Cuáles son las causas de la piel seca

Cuando utilizas productos cosméticos que no son adecuados para tu tipo de piel también pueden producir un efecto contrario al deseado. Por esta razón, también debes informarte sobre cuál es el tratamiento que más cuida tu piel en este momento. Factores ambientales como la calefacción durante el invierno o el aire acondicionado durante el verano también pueden producir sequedad. Otros agentes ambientales como la contaminación también pueden dejar huella en la piel.

La piel seca puede darse en diferentes grados y acentuarse esta falta de hidratación en algunas partes del cuerpo en concreto. Por ejemplo, en el rostro. El paso del tiempo, es decir, la edad, es un factor que también puede producir cambios en la piel. En torno a los 50 años existe un mayor riesgo de sufrir piel seca.

Algunas enfermedades también pueden producir como efecto secundario una mayor sequedad en la piel. Este es el caso, por ejemplo, de la psoriasis. Además, ducharte con una frecuencia excesiva, o la exposición prolongada al cloro de la piscina, son ingredientes que también pueden elevar el nivel de deshidratación de la piel. Cuando disfrutes del momento relajante de la ducha, regula la temperatura del agua para que no supere los 37 grados aproximadamente.

Estrenamos la primavera y damos la bienvenida a los largos días marcados por la luz del sol. Una luz que produce un efecto directo sobre el estado de ánimo y que recuerda la alegría de los días estivales. Sin embargo, protege tu piel del sol. Una exposición excesiva puede producir, entre otros factores, sequedad.

Cómo cuidar la piel seca

En primer lugar, es muy importante potenciar el cuidado constante de la piel para hacer de esos hábitos y rutinas una norma de bienestar. Además, dado que existen diferentes causas que pueden producir piel seca, es recomendable que un especialista te indique cuál es el diagnóstico. Confía en marcas de confianza que elaboran productos de calidad para el cuidado de la piel. Una de las firmas más conocidas es Nivea.

Dado que el estrés es uno de los ingredientes habituales de piel seca, practicar ejercicio físico te ayudará a relajarte y sentirte bien. Además, la rutina relajante de ir al spa también puede tener un efecto terapéutico sobre el bienestar integral gracias a su poder esencial.

Prepara batidos de frutas naturales para potenciar este activo nutricional en tu dieta aprovechando las frutas de cada temporada.