• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El sombrero es el complemento por excelencia del verano. Es un elemento indispensable para un look absolutamente estival. Basta con estar en el top de la tendencia eligiendo el modelo que mejor os convenga.

¿Por qué llevar un sombrero?

El sombrero es un complemento que da clase a las mujeres. En realidad ofrece estilo y da relieve para un look sofisticado, un look rock o un look «bobo attitude». Se declina en todo tipo de formas y todo tipo de colores, con algunos toques de fantasía que hacen su encanto: plumas, broches, velo, capelina, borsalino, de paja…

El sombrero también es un complemento que permite camuflar el peinado. El sombrero atrae la mirada a pesar de la morfología: redonda, pequeña, fina, grande… El sombrero también es un accesorio que protege del sol.

Estilo-semanaPocas mujeres se atreven a llevar un sombrero, a pesar de que basta con elegirlo correctamente para que se adapte bien a vuestra imagen. Para elegir el sombrero, es necesario que se adapte bien a la cabeza para no tener que estar colocándolo continuamente. Se debe ajustar bien al tamaño de la cabeza.

Para elegir el sombrero ideal, es importante encontrar el que mejor se adapte a cada tipo de cabeza. No dudéis a la hora de probaros todos los modelos posibles y elegir el color más adecuado. El color del sombrero debe corresponder con el color de la piel o el color del resto del look.

¿Cómo llevar un sombrero?

Existen varias formas de sombreros en el mercado. Se puede elegir la gorra para un look casual o deportivo. Para un efecto más chic, se puede optar por una gorra de colores, más original y de plena actualidad. Igualmente se puede elegir un sombrero de paja o de tela que se puede llevar con un vestido «baba cool» en la playa.

Igualmente se puede optar por una boina bastante original y que pueda adaptarse a todos los tipos de looks para una versión intelectual. También están las últimas tendencias como la capelina para un efecto romántico y chic que además protege los ojos y la piel, o el Trilby para un estilo elegante, bastante dandi rock para un look andrógino.

Para un rostro alargado, conviene optar por la boina, para romper la línea de la cara o una capelina, sin olvidarse de unas gafas de sol. Para una cara cuadrada, los sombreros tipo bombín o campana son ideales para contrarrestar las líneas del rostro y suavizar los rasgos angulosos.

Para una cara corta, conviene optar por sombreros altos: panamá, sombrero campana o borsalino, que evitan aplastar el rostro. Para una cara redonda, lo ideal es fijarse en los sombreros asimétricos como la boina, pero dejando el pelo suelto para romper los volúmenes. Para una cara ancha, se aconseja optar por unos sombreros altos y evitar los modelos con ala ancha o cortas.