• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Puede ser que te guste tu trabajo, incluso es posible que te apasione, pero también cabe la posibilidad que en la actualidad estés teniendo pequeños problemas en tu puesto de trabajo, y es que todo el mundo ha padecido en algún momento u otro malos rollos en la oficina.

La competencia, los nervios, el hecho de ser la mejor o de querer superarse hace que en muchos casos se generen estos malos rollos en la oficina que se pueden generar entre dos personas, sobretodo si ambas están dispuestas de luchas por un ascenso o simplemente por el mayor reconocimiento por su jefe o jefa. Está claro que en estos casos, el tener ciertos problemas con los compañeros está asegurado, sobretodo en aquellas empresas que se mueven por los objetivos individuales y no por los grupales.

Es por ello que es muy importante intentar romper la dinámica que nos puede llevar por error a tener relaciones enfermizas con gente del trabajo, si ya de por si todo esto puede llevarnos a un declive a nivel profesional,  podéis imaginaros como lo hace a nivel personal, está claro que es mucho mejor llevarse bien con los compañeros que no que estar constantemente peleándote por ellos por conseguir cobrar una paga extra o una dieta o incentivo que, a lo mejor, se lo lleva quién menos se lo merece.

Las empresas que funcionan mejor en este sentido son aquellas que no buscan la competencia individual, sino la colectiva, y que por tanto lo que intentan desarrollar es justamente el buen rollo y que no existan problemas en la oficina. Normalmente los beneficios se reparten, por tanto el llevarte bien con tu compañero de trabajo es fundamental,  ya que sólo de esta manera podréis trabajar juntos en beneficio mutuo.

Si ves que estás en una mala dinámica de trabajo, si en tu empresa te piden que seas competitiva, deberás tener mucho cuidado e intentar evitar los malos rollos en la oficina. Si por cuestiones laborales te ves obligada a competir, deberás luchar duramente para ver como consigues sacar adelante tus éxitos sin pisar a los demás, siendo una buena y gran compañera de trabajo.