• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Claudia Schiffer, la súper modelo que se hiciera famosa en los años 90 reapareció en el Festival de Cannes, pero más allá de su sugerente vestido de encaje negro, algo que llamó la atención de todos los presentes y hasta de los paparrzzi que se encontraban muy cerca de ella en la alfombra roja, fue su extrema delgadez.

El medio británico The Daily Mail se hizo inmediatamente eco de sus imágenes y publicó un artículo utilizando calificativos como “chupada y demacrada” para describir el aspecto de la bella modelo.

Inclusive hizo referencia a que su bonito vestido dejaba ver sus omóplatos y clavículas sumamente angulosos, aclarando además,  que Claudia pesa en la actualidad sólo 49 kilos, un peso que no está para nada de acuerdo con su metro ochenta de estatura.

La prensa anglosajona ya había hecho referencia a la apariencia poco saludable de la modelo, diciendo que el año pasado había dado a luz a su tercer hijo y que luego de eso perdió peso muy rápidamente.

Sin embargo quienes la han visto recientemente han comentado que se encuentra además de muy delgada sumamente demacrada

Por su parte el nutricionista Majad Alí explicó que su aspecto en general con su piel flácida en la zona de los brazos y su “panza” un poco hinchada revela algo que suele sucederles a las mujeres que bajan de peso de forma muy rápida.

Algo que llama la atención es que esta bella mujer que acaba de cumplir 40 años cuando comenzó en las pasaleras era una de las mas gordas con relación a sus compañeras y siempre estuvo en contra de la extrema delgadez de ellas, afirmando que no era normal.

Sin embargo, Schiffer comentó que con su anterior embarazo y parto cuando nación su segundo hijo Clementine, también había perdido mucho peso y que en ese momento los medos comenzaron a publicar noticias sobre que lucia demasiado delgada y parecía enferma.

En esa época ella consultó a su médico quien le dijo que ella esta saludable y que no estaba padeciendo de ningún tipo de enfermedad.

Pues bien, la misma historia se repite ahora y realmente si se presta atención a su imagen es posible llegar a pensar que no se encuentra bien de salud.