• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

En los comienzos del verano todo el mundo empieza a poner en práctica los diferentes trucos que ha aprendido para estar en forma.

Podemos ver a mucha más gente por la calle haciendo deporte, mujeres intercambiando dietas y los gimnasios a rebosar.

Otro elemento característico de esta época del año son los productos dietéticos o especialmente indicados para dietas o pérdida de peso.

Sin poner en duda su valía, debemos tener en cuenta algunas cosas para no cometer errores con estos productos.

Algunos de los más característicos pubarritas-cerealeseden ser las barritas energéticas, las tortas de maiz, tortas de arroz, cereales, preparados líquidos, etc.

Hemos de tener en cuenta que todos estos productos tienen un fin comercial y no siempre son adecuados para la pérdida de peso.

Muchos de ellos vienen acompañados de pequeñas de capas de chocolate, yogur u otros sabores a fin de que hacerlos más atractivos.

Pero por desgracia, hacer comidas nutritivas o con el fin de perder peso, está reñido con todo aquello relacionado con el dulce.

Si os fijáis bien en las etiquetas de estos productos, os daréis cuenta de que algunos contienen más carbohidratos y azúcares que productos normales.

Los yogures «cero por ciento», los cereales «Special», las barritas de chocolates, etc son productos que contienen demasiada azúcar como para convertirse en aliados de la pérdida de peso.

Por eso hay que mentalizarse que el secreto para la pérdida de kilos no está en esos productos maravillosos sino en lo que se ha utilizado toda la vida.

Los productos que antes menciones contienen tantos hidratos que sería muy difícil para nuestro cuerpo asimilarlos todos, por lo que, en la mayoría de los casos, terminan convirtiéndose en grasa.

Por este motivo no hay que volverse locos a medida que salen estos productos y comprarlos todos.

No ocurre nada si los consumimos de vez en cuando, pero el hecho de que sean «dietéticos» no quiere decir que os hagan el trabajo duro.

Siento amargaros el día, pero no os extrañéis si no consumís estos productos y nunca lográis perder peso.

Reducid hidratos y aumentad proteínas. Ese es el secreto.