• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Seguramente habéis oído hablar de Sismo, o de Sismo fitness, o de plataforma Sismo. Esta máquina se compone de una plataforma oscilante de muy sencillo uso, que hace pensar en la plataforma vibradora, con la diferencia de que no existen vibraciones. Las oscilaciones son muy suaves. Se colocan los dos pies sobre la máquina, se selecciona la postura en la que se quiere trabajar. Después tan sólo hay que dejarse llevar, por eso es un método bastante sencillo.

No es necesario estar asistido por un coach, el movimiento de Sismo recuerda mucho al de la caminata, debido a las oscilaciones elípticas. Esto tiene por beneficio ser algo completamente inofensivo para las articulaciones.

Existe la posibilidad de aumentar la cadencia, en función de las ganas. Se trata de trabajar la musculatura y tonificar la silueta, y el conjunto a base de una descompresión. El Sismo promete una triple acción que compone el adelgazamiento, la tonificación de las células y la destrucción de la celulitis.

En todo caso el Sismo está prohibido en personas cardíacas, que llevan un marcapasos y en mujeres embarazadas.

Mujer en plataforma

Los resultados de Sismo

Si la promesa de adelgazamiento parece algo idílico, recuperar un cuerpo de ensueño sin derramar una gota de sudor, con un método eficaz es algo sorprendente. El método de adelgazamiento y los resultados de las sesiones de Sismo son visibles en sólo seis semanas, con sólo 10 minutos de trabajo sobre la máquina que corresponden a una hora de actividad física, y con los beneficios de una sesión tradicional. Además de desarrollar los músculos, se consigue afinar la silueta, y se reducen los riesgos cardiovasculares.

En efecto, las oscilaciones formadas por la plataforma empujan a los músculos a un estado de desequilibrio, y los músculos se deben forzar para compensar este desequilibrio. Al contraerse, los músculos queman calorías.

Quien dice quemar calorías, dice adelgazar. Pero el Sismo va más lejos: los movimientos impulsados por la máquina reactivan la circulación sanguínea y eliminan todas las toxinas. Se trata de acelerar las rupturas de las células grasas.

Se puede trabajar con esta plataforma, desde la parte externa de los muslos hasta la parte interna, pasando por los glúteos y los abdominales. Ciertamente no se tiene la impresión de realizar una actividad deportiva una vez que se está encima de la máquina, pero las consecuencias se experimentan al día siguiente, puesto que se pueden sentir agujetas.

La práctica del Sismo

La mayoría de los gimnasios utilizan esta tecnología a pesar de que no siempre es fácil subirse en la máquina puesto que suele estar muy solicitada. Por esta razón, la plataforma se puede adquirir y tenerla en casa. Su precio está en unos 3.000 euros, es decir el equivalente a 15 meses de abono en un gimnasio, y el precio merece la pena puesto que las sesiones relajantes y eficaces en casa no tienen comparación.

En el marco de un programa de adelgazamiento, la práctica del Sismo fitness es muy interesante porque permite quemar grasas de forma localizada. Es importante precisar que a la hora de adelgazar y de tonificar el cuerpo, la frecuencia del entrenamiento y su progresión en los programas es lo que más cuenta.