• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La piel de las axilas es una zona del cuerpo que suele tener tendencia a mancharse y a oscurecerse fácilmente por varias razones. Puede ser un factor genético, por ejemplo, si otros miembros de la familia tienen tendencia a sufrir este mismo problema.

Otra causa puede ser el uso de desodorantes y antitranspirantes químicos que contiene generalmente sustancias que manchan notablemente la piel. También puede ser la consecuencia de una mala depilación o del uso de cuchillas.

En todos los casos, sea cual sea la causa, las manchas y el oscurecimiento de las axilas está mal visto estéticamente hablando. Menos mal que existen hoy en día varias maneras de blanquear la piel de las axilas y eliminar este oscurecimiento que puede dar una impresión de suciedad.

A pesar de que existen muchos productos en el mercado que permiten blanquear las axilas y eliminar las manchas oscuras, no es necesario gastar mucho dinero para unos tratamientos más costosos y normalmente poco eficaces.

Mujer enseñando las axilasUna buena opción para blanquear las axilas es el uso de remedios caseros que dan buenos resultados cuando se aplican frecuentemente.

Exfoliante de limón y azúcar

Este exfoliante natural es el primer paso para conseguir tener unas axilas visiblemente más blancas y sin manchas. Es importante aplicar la mezcla en horarios nocturnos por culpa del limón, la exposición al sol puede tener efectos contrarios.

El limón tiene un efecto blanqueador muy potente, mientras que el azúcar ayuda a exfoliar naturalmente con el fin de eliminar las células muertas. La cosa que se debe hacer es mezclar una cucharada de azúcar moreno en medio vaso de zumo de limón. Se aplica la mezcla directamente sobre las axilas, y se deja actuar 15 minutos y al final, se enjuaga bien y se seca la piel.

Crema casera para blanquear las axilas

Con unos ingredientes naturales muy económicos, se puede fabricar una crema blanqueadora casera para eliminar las manchas oscuras de las axilas. Para ello, basta con mezclar en un recipiente una cucharada de miel, el zumo de un limón, y dos cucharadas de copos de avena. Se hace una pasta con estos ingredientes, se aplica directamente sobre las axilas y se deja actuar durante 10 minutos.

El zumo de limón

Una forma más sencilla de beneficiarse de los efectos blanqueadores del limón es aplicarlo directamente sobre las axilas todas las noches antes de irse a la cama.

El limón es un astringente que ayuda a limpiar en profundidad la piel y que estimula la eliminación de células muertas para obtener mejores resultados. Simplemente hay que aplicar el zumo de limón sobre las axilas limpias, dejar actuar 30 minutos y luego enjuagar bien antes de meterse en la cama.

Yogur y avena

Este tratamiento a base de yogur y avena tiene un potente efecto blanqueador y exfoliante que ayuda a reducir las manchas negras de las axilas gracias a la eliminación de células muertas de la piel.

Para ello, se debe mezclar una cucharada de yogur natural con media cucharada de copos de avena.

Se frota suavemente realizando un masaje en círculos sobre las axilas, y para terminar, se enjuaga con agua fría.