• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Cierto, no aguantas más. Cuando te miras al espejo solo ves un lejano recuerdo de lo que era tu cuerpo tan solo unos meses atrás.

Tu cintura estrecha y tu vientre plano, junto a unos pechos turgentes se han convertido ahora en tu anhelado deseado.

Algo que muy poco tiempo atrás era una realidad más que palpable.

No os preocupéis. No sois las únicas. Y desde aquí os animamos a seguir estos consejos que, seguro, os ayudarán a reencontrar vuestro camino.

lactancia

Durante el embarazo es muy fácil engordar más de lo recomendable y, cuando llega el bebé a casa, nos damos cuenta que perder peso resulta muy complicado.

Llega el momento de plantearse qué hacer para recuperar la figura lo antes posible. ¿Qué hago? ¿Se puede empezar una dieta

Dieta durante la lactancia, ¿se puede hacer?

En general, la dieta no influye mucho a la hora de dar el pecho, ya que no modifica la composición de la leche.

¿Cómo puedo perder peso?

La manera correcta y segura de perder peso es una dieta hipocalórica equilibrada y mucho ejercicio físico.

Una dieta sin ejercicio físico suele ser contraproducente, produce una disminución de masa muscular con un efecto rebote que, a la larga, puede empeorar el problema y conducir a la obesidad.

El método correcto es el siguiente: comida sana equilibrada -nada de dietas mágicas- y mucho, mucho ejercicio físico, durante muchas semanas.

Cualquier otro método suele conducir, en el mejor de los casos, al fracaso y en el peor, a un empeoramiento del problema.

Y, por lo tanto, aunque la madre haga dieta puede seguir dándole el pecho sin problemas.

¿Las dietas hiperproteicas son recomendables?

Este tipo de regimenes de adelgazamiento se han puesto muy de moda con la famosa dieta Dukan.

Son muchos quienes promulgan sus bondades y beneficios, sin embargo no es oro todo lo que reluce.

Las dietas hiperproteicas no son equilibradas y, por tanto, no son buenas para la salud.

El famoso método Dukan, por ejemplo, nos propone una dieta con exceso de proteínas, lo que puede ocasionar deficiencias nutricionales y, a la larga, diferentes problemas de salud.