• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La lipoaspiración es una práctica de cirugía estética que consiste en extraer los excedentes de grasa del cuerpo que permanecen a pesar de que la paciente mantiene una higiene de vida correcta, y una alimentación equilibrada.

La lipoaspiración no es una operación de cirugía estética destinada a adelgazar o a establecer un peso ideal para la paciente. Su objetivo es suprimir las células grasas que permanecen a pesar de los esfuerzos de cada persona por eliminarlas. Se trata de una operación sencilla que puede realizarse a nivel de los brazos, de los tobillos, de los muslos, de las rodillas, del abdomen, etc.

A pesar de su carácter bastante banal, es bueno recordar que este tipo de intervención no puede efectuarse más que por un profesional competente en materia de cirugía. Se trata además de una operación que corre por completo por parte de la paciente.

Los efectos de la lipoaspiración

En función de los casos, la intervención puede efectuarse con anestesia local o general. En función de la masa de grasa que se quiere retirar, la estancia en el hospital será sólo de algunas horas para las intervenciones más benignas, y de varios días para las más complicadas.

CirugíaNormalmente suele aparecer un edema en las zonas tratadas, por lo que es necesario un período de tres semanas antes de exponer estas zonas al sol, y evitar cualquier tipo de práctica deportiva. Finalmente, los efectos concretos será visibles entre tres y seis meses después de la intervención.

La lipoaspiración o liposucción

A la liposucción también se le llama lipoaspiración, y es una técnica que pretende aspirar las grasas inútiles del cuerpo. La particularidad de estas grasas es que son difíciles de eliminar a través de los métodos clásicos como los regímenes de adelgazamiento o la práctica intensiva de un deporte.

Conviene saber que esta técnica no elimina la celulitis, y que no se puede realizar en personas con sobrepeso, que presentan una gran cantidad de grasa. El coste de la intervención varía entre los 1.800 y los 3.500 euros, en función de la anestesia, la clínica y la superficie de las zonas que se vayan a tratar.