• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Siempre que nos hemos propuesto hacer una dieta, automáticamente nos hemos acordado de la fruta como uno de los alimentos principales.

Efectivamente  es interesante que la fruta esté siempre presente en cualquier tipo de control de la alimentación.

Su importancia radica en el hecho de que contiene gran cantidad de vitaminas que suplen las posibles carencias que una dieta nos puede traer.

fruta

Pero además, su contenido en calorías es realmente bajo. Tanto, que es demasiado bueno como para no introducirlo en nuestro plan de adelgazamiento.
Aquellas palabras corrieron como la pólvora entre las mujeres y entonces una legión de éstas se dedicaron a comer agua y fruta durante mucho tiempo.Cuantas veces hemos escuchado a Isabel Preysler decir que si un día se excedía con la comida, el día siguiente se lo pasaba a base de fruta y agua.

Ciertamente no es una mala idea.Sin embargo, hay que tener en cuenta que también necesitamos los aportes de la carne y el pescado.

Por eso, debéis mentalizaros en utilizar la fruta en la dieta, pero no basarla exclusivamente en ella.

Además, debéis notar que no todas las piezas de fruta son iguales. Por ejemplo no son las mismas calorías las de un plátano que las de una manzana verde.

Mientras el primero tiene un contenido calórico enorme con gran aportación de hidratos, la manzana verde apenas contiene éstos y su función es realmente diurética.

Otras frutas como el mango, los melones o los higos, tienen aportes calóricos que no son los más indicados para perder peso.

Por eso, al escoger las frutas que vais a añadir a vuestra dieta, debéis elaborar una tabla con las más beneficiosas que serán, las que menos azúcares contengan y menos hidratos en general.

Además, siempre es bueno ingerirlas antes de realizar actividades deportivas, sobre todo por el hecho de que la pequeña cantidad de azúcares que puedan contener, se eliminarán durante el ejercicio.

Por lo demás, nunca os olvidéis de ellas. Nunca estarán de más y nunca serán los suficientemente perjudiciales como para no introducirlas en una dieta para adelgazamiento.