• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El crecimiento del cabello depende de varios factores. Como todas las células del cuerpo, les hace falta un mínimo de aportes para desarrollarse. De esta forma, una alimentación equilibrada permite mantener la forma y aporta todos los nutrientes de los que las células se alimentan para regenerarse.

Si queréis tener un bonito pelo, seleccionad los modos de cocción sin grasa, como la cocción al vapor, por ejemplo. Vuestro pelo estará así en plena salud.

Se pueden utilizar ciertos métodos tradicionales para hacer crecer el pelo más rápido. Por ejemplo, cortarlos de forma regular permite estimular y acelerar su crecimiento. Se aconseja cortar el pelo durante el período de luna llena.

CabelloEl cuero cabelludo tendrá así una textura sedosa y los cabellos finos ganarán en volumen y longitud. Por supuesto, se trata únicamente de cortar las puntas para garantizar la calidad del cabello. También se trata del mejor momento para cambiar de peinado.

Las mascarillas y aceites naturales

Para nutrir el cabello, las mascarillas naturales son muy recomendables. No contienen productos químicos, y están confeccionadas a base de vegetales para mejorar la calidad del cuero cabelludo y así acelerar su crecimiento. Veamos una receta de mascarilla nutritiva muy fácil de aplicar.

Se toma un huevo y leche de coco. Se mezclan bien en un cuenco y se vierten dos gotas de aceite de ricino. Se aplica la mezcla sobre el pelo durante 20 minutos y se enjuaga bien. Se utiliza esta mascarilla varias veces al mes y enseguida se pueden ver los efectos en cuanto al volumen. Fabricar un aceite casero para el mantenimiento del cabello es algo fácil. Para ello se requieren 100 g de polvo de henna neutra y agua hirviendo.

Basta con mezclar los dos productos y aplicarlos sobre el pelo mecha por mecha. Se puede usar este aceite por la noche antes de iros a la cama, y envolved el cabello con una toalla para que el producto actúe durante toda la noche. Al día siguiente se enjuaga bien.

También se pueden aplicar algunas gotas de aceite de oliva, de argán o de ricino sobre el pelo mojado, tras lavarlo y luego se enjuaga con agua templada. Los métodos naturales son muy eficaces y garantizan la salud del pelo, por eso conviene probar estas técnicas antes de recurrir a productos costosos que de hecho contienen ingredientes químicos.