• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La experiencia de elegir un hotel es uno de los pasos más importantes del viaje puesto que el alojamiento te aporta un descanso necesario. Elegir un hotel con una ubicación céntrica supone el pago de una tarifa que puede ser más alta que en el caso de aquellos servicios hoteleros que están situados más a las afueras de la ciudad. Sin embargo, la ubicación también te aporta la comodidad de desplazarte a pie por el lugar de destino. Reduciendo, de este modo, el gasto de taxis y transporte urbano.

Además, muchos hoteles también ofrecen servicios en cadena. Por ejemplo, si te has alojado en un alojamiento de AC Hotels, y tu nivel de satisfacción es alto con el servicio recibido, esto puede darte confianza para alojarte en otro hotel de la misma empresa.

Cómo elegir un hotel para un viaje familiar

Cómo elegir un alojamiento de ensueño

Lo más recomendable para elegir un alojamiento es que compares entre el amplio catálogo de opciones que te ofrece el sector turístico. Por ejemplo, puedes alojarte en un hostal, en un parador, en una casa rural… El mejor alojamiento es aquel que mejor se ajusta a tus necesidades presentes y a tus expectativas. Por tanto, enumera cuáles son esas expectativas. 

Existen distintos factores que pueden ayudarte a valorar la calidad de un hotel. Por ejemplo, su categoría. Esta valoración es objetiva y realista. Es decir, un hotel de cinco estrellas es mejor que uno de tres. Es recomendable que tengas en cuenta también los comentarios que otros usuarios han compartido en internet sobre su experiencia en el hotel. Lo habitual es que haya comentarios de todo tipo. Sin embargo, si un hotel ofrece un alto nivel de satisfacción, la balanza se inclinará hacia lo positivo del servicio.

Valora los servicios incluidos en la tarifa total del alojamiento. Por ejemplo, algunos hoteles ofrecen conexión a internet, desayuno incluido y también, climatización del dormitorio. Todos estos datos deben quedar claros antes de hacer la reserva para evitar frustraciones posteriores. Todo aquello que sea considerado como un extra, suele tener un precio tan alto que te compensa más adquirirlo fuera del hotel. Por ejemplo, en lugar de comer en el restaurante del complejo hotelero, elige un punto diferente. Puedes solicitar información en la Oficina de Turismo de la localidad.

Recomendaciones para elegir un hotel

Las necesidades que pueden surgir en un viaje varían dependiendo de las características de una escapada. Por ejemplo, si vas a viajar con perros, entonces, puedes buscar el servicio de un hotel pet friendly. Sin duda, cada vez existe una mayor oferta de ocio que ofrece la posibilidad de que los perros formen también parte del ocio familiar.

Además, si vas a viajar con niños también puedes elegir un alojamiento que ofrece oferta de actividades de tiempo libre para peques. Muchos hoteles ofrecen la posibilidad de adaptar camas supletorias a los dormitorios. De este modo, padres e hijos pueden compartir el mismo espacio. En ocasiones, los hoteles cobran un extra por este servicio. 

Si te pones en contacto con una agencia de viajes, puedes disfrutar de los beneficios de este servicio de intermediación.