• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La reconocida marca O’Neill acaba de desvelar sus modelos de bañadores para este verano. La marca ha creado el superkini. Se trata de un bañador con un diseño inédito. Es una forma de sentirse guapa, tanto en el agua como fuera de ella.

Para elaborar un modelo de bañador «perfecto» en cada una de sus costuras, los creadores de O’Neill han llevado a cabo un estudio minucioso. Concretamente se han basado en una serie de encuestas a surfistas femeninas, y a las incondicionales de las sesiones del bronceado en la playa.

De esta forma, la marca ha concebido un tejido absolutamente innovador: el Nanofront. Se trata de un tejido que se adapta a la perfección a la piel y queda pegado a ésta en caso de que el mar esté algo más movido. Este textil revolucionario está compuesto de una nanofibra muy fina que posee una superficie mucho más densa que las fibras clásicas (hasta diez veces más).

Tecnología y estética

El Nanofront es un material especial. Su superficie irregular le confiere una fuerza de fricción incomparable. Con este material, el bañador consigue adherirse perfectamente a la piel: no existen riesgos de que el superkini se deslice o se mueva de su sitio, tanto Mujer en bikinien el agua como fuera de ella. Contrariamente a lo que podríamos pensar, la textura de este bañador es muy suave, ofreciendo un máximo de confort.

Desde el punto de vista estético, está todo dicho. Los colores, los cortes, y los motivos responden a las preferencias de las mujeres, y se adaptan a los estilos de cada una de ellas: hay para todos los gustos.

Superkini y surf

Porque se lleva como una segunda piel, el superkini es ideal para las mujeres que practican surf. Las mujeres deportistas de esta modalidad suelen dejar de lado este tipo de prendas a la hora de montarse sobre una tabla para surcar las olas. Sin embargo, con el superkini no tienen nada que temer.

Este bañador no se mueve nada, independientemente de los saltos y figuras que se realicen mientras se surfea. Se acabó el estar mirando continuamente si el bikini sigue en su sitio cada vez que las olas combaten con fuerza sobre las surfistas.