• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La belleza se viste de verde. Ya son muchas las marcas que desarrollan una gama de cuidados cosméticos con el sello de referencia Bio. La variedad es enorme, y a la oferta no le falta competencia.

Crema base, lápiz de labios, polvos, lápiz de ojos, sombra de párpados… los productos cosméticos naturales son respetuosos con el entorno, pero a pesar de que la oferta cada vez es mayor, todavía resulta difícil encontrarlos en algunos espacios comerciales.

Las empresas proponen una gama completa y van haciéndose presentes en el mercado. Entre los fabricantes certificados, podemos encontrar las marcas Weleda, o Dr. Hauschka.

Los fabricantes de cosméticos naturales llevan a gala las fórmulas que contienen el máximo de substancias curativas, a pesar de que los productos de maquillaje no hayan sido concebidos para esta serie de cuidados.

De esta forma, polvo, sombra de ojos, crema base… cumplen no sólo con su razón estética, sino que además no contienen ningún tipo de efectos nocivos para la piel.

Para el maquillaje natural, la regla de base es la de no utilizar más que colorantes e ingredientes naturales. De esta forma, una serie de colorantes bien determinados son los que forman parte de sus preparados. Aquellos que mantienen la sospecha de ser peligrosos, quedan automáticamente rechazados.

La gama de colores reposa en un abanico más restringido, comparada con el de la industria cosmética convencional, pero la creatividad se convierte así en la mejor astucia para obtener otra serie de matices muy variados.

Si con anterioridad los fabricantes de maquillajes naturales no disponían más que de óxidos de hierro y de algunos colorantes, ya son muchos los productores que han desarrollado una mayor paleta de colores.

Esto ha permitido ensanchar la elección de los colores para los polvos, los lápices de labios, las mascarillas, los lápices de ojos, las sombras para párpados, y crear otro tipo de productos más modernos como el gloss.