• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Desde hace varias temporadas, las pasarelas de moda tienen un mensaje claro: el estilo unisex está de vuelta. Las últimas tendencias unisex se remontan a los años 70, y luego en los 90 a través del estilo hip-hop. Pero hoy en día, más que un estilo, se habla de un comportamiento de afirmación de uno mismo, incluso de toma de posición política. Pero veamos con más detalle qué es el estilo unisex.

La diferencia de sexos

Desde siempre, el mundo es percibido como binario. Y la primera de las clasificaciones es la diferencia de sexos, bien sea en la historia de las civilizaciones o en el desarrollo del niño. Los científicos llaman a este fenómeno el paralelo entre la filogénesis (evolución en la historia) y la ontogénesis (desarrollo de los individuos). Sin embargo, asistimos desde hace varios decenios a la desaparición de los roles sociales estereotipados.

El trabajo de las mujeres, la participación de los hombres en la vida del hogar, las mujeres con un sueldo, el acceso a trabajos llamados «masculinos» para las mujeres, la moda de los cuidados estéticos para hombres… cada cual es libre de elegir su imagen social. Esta afirmación se debe matizar puesto que la moda siempre está ahí para dictar lo que es «in» o «out». Una vez no hace costumbre, la moda sigue una dinámica social, llamada «andrógina», Estilo-semanapara crear un estilo unisex.

La ropa unisex

El estilo masculino para mujeres es un tema recurrente desde los precursores de comienzos del siglo XX, Coco Chanel e Yves Saint Laurent son algunos de ellos. Sin embargo, la feminidad del hombre siempre ha sido un tabú social, pero sobretodo psicológico. Por lo general, el hombre asume cada vez con mayor facilidad su feminidad. Y por esta razón puede encontrarse con la mujer en el plano andrógino.

Esta visión del mundo contamina también la vida de los más pequeños: el rosa y las Barbies han dejado de ser cosa exclusiva de las chicas, y los padres prefieren colores «neutros» para el futuro bebé, niña o niño (verde, amarillo, naranja». Adoptar el estilo unisex puede convertirse en un acto político. Esta moda puede marcar un rechazo a la hora de plegarse a las normas sociales y concretamente de la moda. De hecho ya está emergiendo una nueva paradoja: huir de la moda se ha convertido en una moda… Puesto que lo unisex no se resume exclusivamente a la ropa.