• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Muchas parejas viven con gran ilusión el sueño de formar una familia. El nacimiento de un bebé implica un proceso de adaptación ante los nuevos cambios que se producen. La felicidad por la consolidación de una familia se fomenta a partir de hábitos. ¿Cuáles son las rutinas más frecuentes en las parejas felices?

1. Reparto equitativo en la realización de las tareas de la casa. Existe un colaboración en equipo para mantener el orden en los distintos espacios del hogar sin sobrecargar estas responsabilidades en uno de los dos.

2. Las familias felices son aquellas que fomentan el contacto con sus respectivos seres queridos. Por tanto, también son más resilientes al contar con el apoyo de los seres cercanos en esta nueva etapa. Hoy en día, muchos abuelos facilitan la conciliación laboral al implicarse en el cuidado de los nietos.

Diez hábitos de las familias felices3. Una de las dificultades de la conciliación laboral es que no siempre es posible comer y cenar todos juntos en familia. Sin embargo, son muchas las emociones que giran en torno a la mesa como centro de conversación y diálogo. Por tanto, en la medida de lo posible es recomendable fomentar el hábito de comer o cenar en familia si ambas opciones no son posibles.

4. La convivencia en familia puede resultar compleja. Sin embargo, las familias felices son aquellas en las que cada uno se fija más en las virtudes de su pareja que en sus manías y defectos. En caso contrario, aumenta el nivel de frustración e insatisfacción con la relación. La verdadera perfección de las familias no reside en la ausencia de defectos sino en la felicidad de un proyecto compartido en común.

5. Las familias felices se enfocan en objetivos a corto plazo. Metas específicas, concretas y realistas que aportan una dirección en el proyecto familiar.

6. Los abrazos también forman parte del diccionario afectivo de una familia feliz. Un abrazo es un claro ejemplo de cómo es posible expresar el amor sin palabras. Y además, los abrazos también reducen el estrés, aumentan el pensamiento positivo, nutren la autoestima personal, generan confianza en las relaciones, elevan la resiliencia…

7. En el seno del hogar existen distintas formas de entretenimiento. Las familias felices son aquellas que pasan poco tiempo frente a la televisión y buscan otras formas de ocio alternativo. Una forma de medir el tiempo frente a la televisión es establecer unos horarios concretos, evitando que la tele se convierta en un sonido de fondo constante.

8. Las familias felices son aquellas que disfrutan de aficiones comunes durante su tiempo libre. Espacios compartidos que generan vivencias que se convierten en un bonito recuerdo para padres e hijos. Los recuerdos felices de niñez son un gran legado de amor.

9. Dicen con más frecuencia la palabra gracias, conscientes de que tener una familia es motivo de gratitud real.

10. Tener una filosofía positiva de la vida como una aventura que implica un aprendizaje constante. Una familia no es una entidad estática sino dinámica. La adaptación al cambio es más sencilla gracias al sentido del humor que surge del optimismo. Las familias que ríen juntas también son más  felices.