• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El amor es así, llega sin avisar, nos da vitalidad y nutre nuestras vidas de una manera prácticamente inconfundible. Cuándo uno está enamorado, no piensa en nada, ni siquiera en el mañana, porqué el momento es tan especial que nada puede ensombrecer lo vivido. Los principios de una relación son así: especiales y fugaces. Sin embargo, con el tiempo suceden cosas, muchas cosas, y llega un día en el que nos tenemos que plantear algo tan sencillo como que tenemos que presentar el novio a la familia.

La  cuestión es que presentar el novio a la familia no es precisamente sencillo, es más, en el momento que nos planteamos esta situación es que nuestra relación va muy en serio y que por tanto, queremos que los nuestros den el visto bueno a esa persona a la que amamos con locura.

¿Pero cuándo es el momento de presentar el novio a la familia? Muchas veces hay gente que se precipita, y lo hace sólo por impaciencia, por impulso, sin pararse a pensar en las consecuencias posteriores, sobretodo cuándo no existe mucho tiempo desde el inicio de la relación formal. Por lo normal, uno sabe cuándo debe presentar a su pareja porqué la formalidad se ha instalado entre ambos, y este es, sin duda, el gran aliciente.

Por otra parte, debes saber que la medida de tiempo es muy relativa en cuánto relaciones. Puede ser que lleves muchos años con alguien pero que vuestra relación no sea ni la mitad de íntima que la de una pareja que ha empezado hace dos meses. Es evidente que cada relación es única e intransferible, y es por ello que no debes tener un tiempo máximo antes de la presentación de una pareja, más bien estaríamos hablando de que el proceso es un proceso interno más que temporal.

Por tanto, saber cuándo presentar el novio a la familia no será más que un proceso natural. De hecho, saldrá de nosotros sin ni siquiera buscarlo, como si fuera un elemento más de nuestra cotidianidad, simplemente para poder incluirlo más aún en tu propio día a día y en tu mundo.