• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Que vuestros labios sean gruesos, finos, asimétricos o caídos, existe siempre un medio para hacer que el rostro sea más armonioso, pero eso presentamos algunos trucos para tener unos labios perfectos.

Unos labios ni demasiado gruesos ni finos

Se dice que los labios son gruesos cuando el labio inferior y superior son carnosos. Si se tiene la impresión de que no se ven los labios, es necesario redibujarlos para darles un aspecto más proporcional al conjunto del rostro. La primera cosa que conviene hacer consiste en disimular los verdaderos trazos de la boca a través de un fondo de base del mismo tono que el tono natural de la piel.

Se aplica después una fina capa de polvo y se utiliza un lápiz para dibujar de nuevo el contorno más fino. Basta con aplicar luego una barra de labios y el truco ya está conseguido. Lo ideal son las barras de labios en stick o en gloss.

Labios maquillados¿Tenéis los labios tipo Jennifer Aniston y os gustaría tener uno labios más pulposos? No hay por qué preocuparse, basta simplemente con hacer lo contrario para tener unos labios más gruesos. De esta forma, después de haber camuflado el contorno natural de los labios con una base y un polvo, basta con volver a dibujarlos en función del volumen deseado, y aumentar en 0,5 mm el centro de los labios.

Cuidado siempre con la simetría que debe ser perfecta. Se aplica después una barra de labios de color intenso para disimular completamente el verdadero contorno.

Unos labios perfectos

¿El labio superior es tan fino que la parte inferior es mucho más pulposa? Los labios se clasifican en la categoría asimétrica. La finalidad es la de equilibrar el volumen y ofrecer un resultado más proporcionado.

Para ello, se tiene la elección, bien se afina la parte más gruesa, bien se aumenta el volumen del labio más fino. En ambos casos, siempre hay que pasar por la etapa de camuflaje a través de la crema base. Se debe optar por una barra de labios más discreta para el labio superior.

Por otro lado, si se tienen los labios caídos, la parte superior de los labios tiene tendencia a cubrir la parte inferior. Para armonizar el conjunto, conviene ajustar la parte inferior aumentando su volumen.

Se puede intentar dibujar la forma de corazón de la boca. Se debe intentar estirar el nuevo contorno hacia la parte superior, sobre las esquinas de los labios. Los labios se deben maquillar con diferentes tonos, más oscuros hacia el exterior y más claros hacia el centro.

Está claro que el maquillaje no es la cirugía estética, sin embargo supone una solución alternativa y eficaz para toda mujer. Basta con practicar un poco, y enseguida se puede ser una experta en maquillaje, ofreciendo a los labios el volumen y el tamaño deseado.