• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Aunque la cera es ahora inseparable de nuestra rutina de belleza, sigue siendo un método agresivo para la piel, independientemente del método elegido, maquinilla de afeitar, cera, depiladora o crema depilatoria. Teniendo en cuenta esta forma de agresión, la piel tiende a reaccionar y no siempre con buenos resultados.

Especialmente pueden aparecer manchas o rojeces en zonas recién afeitadas, por no mencionar el riesgo de pelos enconados.

El enrojecimiento y los granos que aparecen en la piel son signos de irritación. Las espinillas son a menudo causadas por gérmenes que se incrustan en los poros. Por eso es recomendable desinfectar las zonas afectadas después de cada sesión de depilación.

Aliviar la piel después de la depilación

Para que la la piel no sufra demasiado durante la sesión de depilación a la cera, se debe prepara previamente. Dos días antes de la depilación a la cera, conviene limpiar bien para abrir los poros, facilitar la extracción del vello y reducir el riesgo de pelos Depilaciónenconados. Sin embargo, si aparece algún pelo enconado, conviene quitarlo con pinzas y desinfectar para evitar una posible infección.

Existen varias reglas que se deben ser respetar para aliviar la piel después de la depilación y minimizar el riesgo de aparición de espinillas y manchas. Durante unas horas conviene no realizar ningún tipo de exfoliación sobre la piel para no agredir en exceso la epidermis. Lo que más necesita la piel después de una sesión de depilación es ser hidratada y refrescarla.

Se aconseja elegir una buena crema hidratante a base de aloe vera, manteca de karité o jojoba. Sin embargo, conviene evita productos que contengan alcohol o talco, puesto que pueden obstruir los poros. Otra opción interesante y muy eficaz para calmar la piel es la piedra de alumbre.

En cualquier caso, es importante no olvidar que la depilación no deja de ser un método de estética que supone una agresión para la epidermis. La preparación de esta, así como su cuidado tras la retirada del vello son tan importantes como el mismo método utilizado para la depilación en sí.