• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La queratina es un elemento natural que encontramos en la piel, las uñas y el cabello. Este elemento desempeña un papel protector del cabello, contra las agresiones externas. No obstante, en vez de cambiar la estructura del cabello, como lo hacen ciertos productos habituales, el alisado brasileño utiliza la queratina para reforzar y cuidar el pelo dañado.

El alisado brasileño presenta una ventaja que no podemos pasar por alto para las mujeres que tienen un pelo fragilizado por diferentes causas, como los tratamientos químicos (alisado tradicional, coloración, etc.). Su aplicación se realiza en un salón de peluquería, poniéndose en manos de buenos profesionales. Se trata grosso modo de pegar la queratina sobre la fibra capilar, con ayuda de una pinza alisadora, pero con placas de cerámica, y a una temperatura muy elevada.

Tras una sesión, es imperativo no mojarse el pelo durante al menos 48 hora. Para su mantenimiento, se debe utilizar un champú sin sulfamidas de sodio.

Mujer con pelo largo cubriendo su caraAlisado brasileño, alisado semipermanente

El resultado de este tratamiento con queratina es espectacular. El cabello deja de ser sensible a la humedad. Se repara en profundidad, y el cabello se vuelve más sedoso, flexible y suave.

Durante cuatro meses, aproximadamente, el alisado brasileño se mantiene, aunque esto puede variar en función de cada persona. Los efectos del alisado brasileño van desapareciendo con los lavados, de ahí la necesidad de renovar el tratamiento al cabo de este tiempo. Otra ventaja de esta técnica es que el alisado brasileño se puede aplicar en cualquier tipo de cabello.

En resumen, este tratamiento se dirige a mujeres cuyo cabello es indomable, o a aquéllas que tienen un pelo seco, débil y que se rompe con facilidad. Se acabó el cepillado diario para mantener una melena lisa y suave. En cuanto al precio, el tratamiento a base de queratina suele ser bastante caro. También varía en función del largo del cabello, pero debemos contar con unos 150 euros por sesión, y en un salón de peluquería de cierto prestigio.