• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Somos muchas las que tenemos problemas a la hora de organizar nuestro tiempo. Un gran ejemplo de ello es que muchas veces tenemos que quedarnos más horas en la oficina para poder acabar todo nuestro trabajo y eso es, sin duda, por una gran falta de organización. Pero, ¿cómo organizar las tareas en la oficina? No te preocupes, nosotros te ofrecemos 5 posibilidades que te serán del todo útiles:

  1. La agenda. Aunque parece del objeto más rudimentario, no deja de ser el más simple de encontrar y llevar siempre con nosotros. En las agendas podemos apuntar todo tipo de cosas, con colores, tachaduras e incluso rotuladores fluorescentes, así que anotar en ella todas las cosas que tenemos que hacer con los días y la prioridad puede sernos de gran ayuda para organizar las tareas en la oficina.
  2. Una libreta. Todos tenemos una libreta por casa que no hacemos servir, quizás es el momento de recuperarla y darle su debido servicio. En una libreta podremos anotar una a una todas aquellas cosas que tenemos que realizar e incluso podemos hacer una tabla con el orden y el tiempo estimado para su ejecución, ¿no es genial?
  3. Calendarios de la red. Hoy en día existen una multitud de páginas que nos ofrecen la posibilidad de organizar nuestras tareas en ellas, y no sólo eso, incluso en algunos servidores de mensajería nos ofrecen la posibilidad de usar un calendario personalizado que podemos coordinar con el móvil y que nos mandan mensajes de texto para avisarnos, toda una ayuda si eres una persona olvidadiza…
  4. El calendario del móvil. Aunque es menos práctico pues la extensión de palabras que te deja poner suele ser inferior, lo cierto es que es cómodo al llevarlo encima siempre y al saber que en todo momento podremos consultar la agenda para comprobar que cosas tenemos pendientes, toda una ayuda.
  5. Post-its. Siempre han sido nuestros aliados y quizás va siendo hora de qué le demos un uso aún mayor. Anotando las tareas en los post-its podremos tener siempre a mano y a la vista lo que tenemos que hacer y quizás de esta manera nos será más sencillo organizar las tareas en la oficina.