• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El yoga es para muchas personas una práctica difícil de acceso porque tenemos una visión errónea. El principio de yoga no se basa en posturas corporales, sino en la respiración. La respiración es un medio fundamental para una buena práctica del yoga. Respirando captamos y regeneramos la energía de la que tenemos necesidad.

La práctica del yoga

La práctica del yoga está aconsejada a cualquier edad para mantener la salud y desarrollar la armonía y la paz interior.

Técnicas respiratorias o pranayama

Primeramente, respirar permite una buena oxigenación del cuerpo y favorece igualmente la salud. Después, la respiración está relacionada estrechamente con la expresión de nuestras emociones. Trabajando la respiración, el yoga nos enseña a controlar el prana, una energía necesaria para nuestro bienestar y nuestro equilibrio.

Las técnicas respiratorias del yoga y pranayama presentan un doble objetivo:

  • Desarrollar la capacidad pulmonar con el fin de favorecer una mejor oxigenación de la sangre.
  • Estimular y conservar la energía para mantener y desarrollar el bienestar y el equilibrio.

Mujer haciendo yoga

Las posturas para hacer circular la energía

Para mantener la energía, el yoga invita a practicar ejercicios corporales en todos los sentidos. Los ejercicios favorecen la circulación de la energía. Las posturas son vías de circulación para la energía. Es algo así como las carreteras que la energía toma para repartirse mejor, ocupar y animar nuestro espacio corporal.

El yoga facilita la circulación de la energía en el cuerpo. Por esta razón, nos sentimos regenerados y calmados tras una sesión de yoga.

La edad para la práctica del yoga

El yoga es una actividad que puede ser practicada por todo el mundo y a cualquier edad. Permite mantener la salud, como igualmente desarrollar la armonía interior y favorecer la meditación.

Cuando se es principiante, conviene ser paciente y fijarse como objetivo simplemente encontrar la vitalidad que se tiene tendencia a perder con la edad. Esto se consigue a base de una práctica frecuente.

La práctica del yoga permite también descubrir y acceder a una energía mucho más sutil, que es a la vez la vía de la armonía y de la paz interior.

Ejercicios respiratorios para estimular la energía

En teoría, el principio del yoga y sencillo, aplicar ejercicios respiratorios para desarrollar la capacidad pulmonar, favorecer la oxigenación de la sangre y estimular la energía. La práctica es menos sencilla, sobre todo para los principiantes a quienes les falta flexibilidad: practicar ejercicios corporales que consisten en plegar el cuerpo en todos los sentidos.

Se trata de ejercicios que tienen por finalidad permitir al cuerpo captar y beneficiarse de la energía vital de una manera privilegiada al nivel de las rodillas, de la cabeza, y de los brazos.

Todo el mundo puede practicar yoga

Si se trabajan con frecuencia estos ejercicios corporales, se consigue progresivamente canalizar mejor la respiración y mejor concentrar la energía en el cuerpo. Por esta razón, tras una sesión de yoga se produce una gran calma, una mayor paz y bienestar. Todo el mundo, independientemente de la edad, puede practicar yoga. Se puede hacer yoga para mantener en forma la salud, para vivir más tiempo, para trabajar la flexibilidad, para respirar mejor, o por puro placer.