• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

El crossfit y la carrera se benefician de un gran éxito sin precedentes hoy en día. Pero conviene reconocer que hay otra actividad que también goza de mucha popularidad, la natación. Al mismo tiempo, es difícil negar los beneficios de nadar varios largos en la piscina. Si todavía tenéis dudas sobre esta afirmación, no dudéis en echarle un vistazo a las tres razones fundamentales para practicar natación.

La natación, un deporte ideal para la espalda

Los entrenadores deportivos no se cansan de repetirlo, para trabajar la musculatura de la espalda y de los hombros, no hay nada mejor que la natación. Basta con ver la musculatura de los nadadores de competición para darse cuenta del desarrollo muscular que presentan en estas zonas del cuerpo.

Practicando frecuentemente braza y crawl, la parte superior del cuerpo se desarrolla y adquiere una forma armoniosa. Más allá del aspecto de musculatura, la natación alivia igualmente los problemas de lumbares. Esto se consigue simplemente trabajando suavemente el cuerpo, sin someterlo a ningún trauma y sin solicitar las articulaciones. Cuando se nada, el cuerpo se encuentra con menor peso, y por tanto los choques y golpes en las articulaciones son mucho menores, contrariamente a lo que ocurre cuando se practica running.

De hecho, los terapeutas recomiendan habitualmente este deporte a sus pacientes cuando sufren tensiones musculares y problemas de espalda.

Mujer nadando

La natación permite definir el cuerpo

Si se desea perder un poco de peso, la natación es ideal puesto que no se centra únicamente sobre una parte del cuerpo. Se trata de uno de los deportes más completos que existen. En efecto, solicita los brazos, los hombros, las piernas, la espalda y los abdominales.

Gracias a la resistencia del agua, cada movimiento se ve amplificado y permite quemar rápidamente grasas. De media, durante una hora de natación, se pueden perder 700 calorías. Una hora de natación permite perder más calorías que una hora de carrera. Por otro lado, se trata de un deporte armonioso para trabajar la musculatura completa del cuerpo.

A pesar de todas estas ventajas, algunas personas dudan todavía en practicar natación. Simplemente porque no es tan sencillo mostrarse en bañador. Si se sufren algunos complejos, se puede empezar por ir a la piscina en horas donde hay menos gente. Poco a poco, la persona se va sintiendo más a gusto con su propio cuerpo, y deja de importarle la mirada de los demás.

La natación ayuda a aumentar los rendimientos cardíacos

Para aquellas personas que odian el running pero que desean mejorar la capacidad respiratoria, la natación es una excelente alternativa. Nadando 30 minutos, de dos a tres veces a la semana, se aumenta sensiblemente los rendimientos cardíacos y la resistencia al esfuerzo.

Si no se ha practicado alguna actividad física desde hace un cierto tiempo, no conviene superar demasiado rápido los límites. Se debe empezar por hacer un largo, descansar, dejándose flotar sobre la espalda. Luego se aumenta progresivamente el número de largos. A fuerza de entrenamiento, se puede nadar sobre una distancia de 2 km sin que el aire falte. Lo que cuenta ante todo es la frecuencia. Más vale nadar un poco, pero varias veces a la semana, que dos horas sólo los domingos.

Un pequeño consejo para terminar, en cada nueva sesión de natación, conviene intentar mantener lo máximo posible el cuerpo debajo del agua.