• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Las redes sociales son una forma de comunicación muy importante, sin embargo, la verdadera clave de estas plataformas de interacción no reside tanto en sí mismas como en el uso que se hace de ellas. Muchos padres comparten fotografías de sus hijos a través de las redes sociales: ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Se trata de una decisión totalmente personal, sin embargo, es conveniente reflexionar al respecto para comprender lo esencial que es proteger la privacidad de los niños. Una privacidad que comienza por la gestión de su propia imagen. Y en caso de compartir fotos de los hijos en las redes sociales, es muy adecuado que tanto el padre como la madre estén de acuerdo en esto, en caso contrario, si no existe un criterio común, debe evitarse.

Protege la imagen de tus hijos en las redes sociales

Por otra parte, también conviene establecer una diferencia clara entre aquello que tiene un significado de intimidad y que, por tanto, no es necesario publicarlo en las redes sociales. Si finalmente decides compartir alguna imagen de tu hijo en Facebook es muy importante que dediques previamente el tiempo necesario a configurar las correctas medidas de seguridad para que solo puedan ver esa foto las personas con las que tú quieres compartirla.

Si como padres ambos estaréis interesados en enseñar a vuestro hijo en su adolescencia cómo hacer un uso adecuado de las redes sociales, puedes comenzar a inculcarle estos valores con tu ejemplo desde el presente.

Si decides compartir fotografías de tus hijos en tus redes sociales también es muy importante que el contenido gráfico no muestre ningún tipo de dato identificativo, por ejemplo, que no pueda verse algún detalle que muestre dónde está situado el colegio del niño o la calle en la que vivís. Por otra parte, tampoco compartas imágenes de modo automático cuando las has hecho para que otras personas no puedan estar pendientes de vuestras rutinas y horarios.

Además, puedes utilizar otros medios para compartir imágenes de un modo más personal con aquellos familiares que viven lejos. Puedes añadir las fotografías en un archivo adjunto de correo electrónico dirigido a un contacto de tu máxima confianza. Valora la fotografía no como un detalle atemporal sino en su perspectiva de futuro.

Ten en cuenta que tu hijo crecerá en algún momento y puede que a él no le hubiese gustado que algunas de sus fotografías fuesen vistas por otras personas, por muy bonitas que sean esas imágenes. Hay que tener en cuenta que una fotografía conecta de forma directa con la identidad de su protagonista.

Existen algunas fórmulas para compartir fotografías de niños en las redes sociales. Se trata de ofrecer un ángulo de la imagen que no muestre el rostro del niño. Por ejemplo, fotografiarle caminando de espaldas.

Existen algunas preguntas que puedes hacerte sobre la trascendencia de compartir una imagen que, más allá de un gesto de amor, también es un gesto de responsabilidad: ¿Qué te aporta, a nivel de felicidad, añadir esa imagen a tus redes sociales? Una fotografía tiene un valor muy emocional, y en muchos casos, este valor es mayor cuando queda en la intimidad de la familia.