• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Puede ser que hace un tiempo te plantearas ser una madre soltera por alguna razón en particular, quizás porque no habías encontrado el hombre adecuado o simplemente porqué sentías la llamada de tu reloj biológico diciéndote que era hora de ser madre. Sea como sea tomaste la decisión y ahora un hijo al que quieres y adoras .

Sin embargo llega un día en el que conoces a un hombre y pasa aquello tan bonito que nos pasa a los seres humanos de vez en cuándo: te enamoras locamente de él. Entonces se plantean dos dilemas: el primero, decirle al hombre en cuestión que tienes un hijo, tarea ardua por sí misma, y luego, tras una etapa de coqueteos varios y conocimiento mutuo, la presentación formal en casa.

Por mucho que pueda parecer ilógpadre e hijoico, es normal tener miedo de presentar la pareja a tu hijo o hija. No se trata ya de la típica presentación adolescente en la que presentabas por obligación el novio a tus padres, con la esperanza de que no se hicieran los graciosos ni sacaran el álbum de fotos para hacerte quedar mal. Esta vez la tensión es diferente ya que el encuentro es necesario y sabes que de él va a dependerá la continuidad o no de tu nueva relación.

Sin embargo, por mucho que temas este primer encuentro, debes saber que en cuanto antes la realices, antes podrás determinar si esa persona que has conocido es conveniente o no para ti. Por mucho que se diga que los hombres tienen reticencia a empezar relaciones con mujeres que tienen hijos, no es cierto. De hecho tal y como indican varias encuestas realizadas en el último año, la mayoría de ellos estarían dispuestos a salir con una mujer con hijos si realmente estuvieran enamorados de ella.

El reto está pues en conseguir que tu hombre y tu hijo se conozcan y se lleven bien. Piensa que por norma, tu pareja estará tan nerviosa como tú el día del tan esperado acontecimiento. Y no te preocupes por tu hijo, si tú quieres a esa persona será por algo, así que no dudes en que él lo aceptará. Sólo es cuestión de tiempo.