• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Una de las preocupaciones de muchas mujeres en cuestión de decoración doméstica es la de utilizar o no utilizar plantas de interior para decorar nuestras casas. Esta duda viene dada sobretodo por la dificultad de saber la manera de cuidarlas y de darles entonación dentro de nuestro propio espacio.

Está claro que todo lo natural está de moda. La decoración minimalista que bebe de la fuente de lo oriental, invita a utilizar todo tipo de decoraciones naturales en nuestro hogar.

De hechho, dentro de esta decoración de carácter natural podemos hallar grandes preciosidades cómo los jardines Zen o las fuentes de agua, que remiten con magia y belleza a la naturaleza.

Por todo esto, tener plantas de interior en nuestra casa es una buena manera de dar un poco de color y de vida a nuestro hogar, así que si te enamoraste de un precioso ficus en la floristería de al lado de casa, no lo dudes ni un sólo momento y hazte con él, quedará perfecto en el salón o el recibidor.

Es cierto que una de las controversias al hecho de tener plantas dentro del hogar está en que estas deben cuidarse de manera habitual. Está claro que una figura decorativa no tiene nada que ver con una planta, al fin y al cabo a la figura la dejas allí plantada y de vez en cuándo le quitas el polvo. Sin embargo a la planta hay que cuidarla y el temor a que nuestros cuidados no sean suficientes y acabe marchita suele ser una de las constantes negativas a la hora de escoger tener plantas de interior.

No obstante, las plantas de interior gozan de unas características concretas bastante más fáciles de seguir y mantener que muchas de las plantas de jardín que necesitan de cuidado diario. Piensa que las plantas del interior están pensadas para la situación del hogar, sin necesidad de mucha luz.

Además, para los más extremistas, existen copias en plástico de las flores más bonitas del mundo floral, así que si no eres partidario de tener flores que marchitan en casa, siempre puedes hacerte con un magnífico ramo artificial.