• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La manteca de karité es bien conocida por sus virtudes hidratantes. Las mujeres embarazadas pueden utilizarla como cosmético para combatir los dolores propios del embarazo.

El árbol de karité produce un fruto comestible que contiene una nuez, de la cual se extrae una materia grasa que permite fabricar una manteca. Si los usos del karité para belleza son conocidos desde hace tiempo, también puede funcionar como remedio «milagro» para cuidar la piel de las mujeres que están embarazadas.

Los usos de la manteca de karité

La manteca de karité se presenta en su estado natural como una pomada más o menos sólida, en función de la temperatura ambiente. Cuando el karité es más duro, basta con tomar una nuez entre las manos y calentarla unos instantes, hasta obtener una crema sedosa de un perfume muy delicado.

La manteca de karité es muy beneficiosa en pieles secas, sensibles, ultrarreactivas. Este producto muy hidratante mejora de forma instantánea el tacto, la elasticidad, y la flexibilidad de la piel.

mujer embarazadaPor lo tanto se puede utilizar como cuidado para la cara, y el cuerpo, como substitutivo natural de la crema de día, en mascarilla de noche para reparar la piel tras una jornada de trabajo bajo el sol, o para reparar la piel de los pies y de las manos.

La manteca de karité también es un buen antirradical, o dicho de otra manera, es un producto capaz de combatir a los radicales libres que son los responsables del relajamiento cutáneo y del envejecimiento de la piel. Por lo tanto se puede utilizar como cosmético natural antiarrugas.

Manteca de karité y embarazo

Pero, de todas las virtudes que ofrece a las mujeres la manteca de karité, en cualquier momento de la vida, el más destacable es el de aportar muchos beneficios a la piel de las mujeres embarazadas.

Las estrías son uno de los problemas cutáneos que la manteca de karité mejora de forma asombrosa. Las estrías son «cicatrices» de la piel que aparecen visiblemente tras una distensión exagerada, causada por ejemplo por una pérdida de peso espectacular, o por un embarazo.

Para prevenir las estrías durante el embarazo, se puede aplicar todos los días un masaje de manteca de karité sobre el vientre, las caderas y los muslos. Algunas mujeres la utilizan también durante el tiempo de lactancia para ayudar a la piel a recuperar su belleza tras la pérdida de kilos por haber dado a luz.