• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Hace tiempo que los científicos demostraron que los caracoles eran capaces de reparar su concha gracias a la alantoína, una molécula que se encuentra en su baba. Después demostraron que las excreciones de los caracoles contenían elementos naturales capaces actuar de forma curativa en la piel humana.

Su acción es a la vez tonificante, rejuvenecedora y reparadora, permitiendo una limpieza en profundidad de la piel, al tiempo que la protegen. La crema a base de baba de caracol es muy reputada por sus características en la disminución de arrugas y estrías.

La baba de caracol posee cuatro principios activos:

  • alantoína,
  • elastina,
  • colágeno,
  • ácido glicólico.

Estos principios activos son conocidos por sus propiedades específicas sobre la piel. La alantoína es un principio antienvejecimiento por excelencia. La alantoína regenera las células de la piel, y posee un fuerte poder cicatrizante y reparador. La alantoína es conocida por sus virtudes calmantes, hidratantes y suavizantes. Se suele utilizar en caso de herida o quemadura, y también la encontramos en los dentífricos, champús, carmín, productos para el acné, y crema solar entre otros muchos.

Mujer mirando a la cámaraLa elastina y el colágeno tienen una acción rejuvenecedora y tonificante. Son sus proteínas de estructura de la dermis las que hacen de este activo un elemento esencial en el cuidado de la piel. Estos activos favorecen la elasticidad de la piel y se suelen utilizar en los tratamientos locales de la piel, como las arrugas de la cara, y reparación de pequeñas imperfecciones cutáneas.

Actuando como exfoliante suave, estos agentes tienen un efecto peeling, capaz de eliminar las células muertas. Son un buen regenerador, permitiendo mejorar la textura y la apariencia de la piel. Su acción consigue la reducción de arrugas, y del acné, así como de la hiperpigmentación.

La crema a base de baba de caracol contiene, entre otras muchas, vitaminas y elementos muy beneficiosos para la piel. Su utilización en productos de cosmética está altamente recomendada para todo tipo de pieles, y son buenos tanto para el cuerpo como para la cara.