• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Permanentemente aparecen nuevas modalidades de condicionamientos físicos, algunos de ellos realmente con la implantación de novedades y otros no tanto.

Pueden ser rutinas ya conocidas con alguna modificación o agregado u otras novedosas que intentan crear nuevas técnicas más atractivas que hagan de la actividad física un verdadero placer.

En cuanto a esta variante podemos decir que existen algunos “condimentos” que amenizan la clase y dan como resultado un bienestar general tanto físico como espiritual, tal el caso del Jukari.

Se trata de una rutina de ejercicios en la cual se utiliza un trapecio como complemento que da la sensación de volar o flotar a la vez que con el cambio de medio de sustentación de tierra para aire se modifica el centro gravitacional lo que da una mayor sensación de leveza.

La clase dura 60 minutos y esta dirigida a todo el público en general independiente del estado físico o edad, ya que se trabaja en diferentes niveles que se adecuan a cada practicante.

Una de las características más sobresalientes del Jukari es la tonificación de la región abdominal ya que sus adeptos afirman que éste es intenso y que se prolonga durante todo el período de entrenamiento.

Se utiliza también música como fondo, la que no desempeña un rol de “marcar el ritmo” como en el caso del fitness aeróbico, en realidad  sólo tiene una finalidad relajante.

Lo bueno de este entrenamiento es que puede practicarlo personas de todas las edades que en ocasiones no tienen la posibilidad de participar de otros entrenamientos con impacto.

Los resultados de la práctica del Jukari tanto pueden apreciarse a nivel corporal como anímico ya que es un tipo de ejercicio que relaja y quita el estrés y son casi inmediatos.

Si se entrena unas tres veces a la semana, que es lo recomendable, en el lapso de un mes los resultados son más que satisfactorios y visibles, ya que además de lograr tonificar los músculos los movimientos y la postura en general habrá mejorado de forma increíble. Hasta el momento son muy pocos los centros de entrenamiento donde se practica esta modalidad y su proliferación dependerá más de la efectividad de sus resultados, que de su propaganda.